San Rafael asigna una enfermera de referencia por paciente

Fecha: 
12/08/2011 - 08:05
Categoria: 
General
Foto: 

El Hospital San Rafael de Granada, perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ha puesto en marcha un nuevo modelo de organización de Enfermería que permite que cada paciente cuente con una enfermera de referencia tanto durante su periodo de hospitalización, como tras ser dado de alta.

Con este nuevo modelo, se trata de dar cobertura a las expectativas de los usuarios del centro, siempre desde el respeto y la dignidad de la persona, siguiendo a su vez los  principios normativos de eficiencia, calidad, equidad y orientación a las personas.

Este cambio organizativo da lugar a que los servicios de Enfermería identifiquen las demandas de la persona e intervenir sobre ellas mediante acciones específicas de ayuda, integradas en un plan de cuidados adaptado a las necesidades individuales, ya que el objetivo principal de Enfermería son los cuidados, acercarse a las personas, poner a su disposición sus conocimientos y experiencia, y desarrollar la capacidad de aunar todos estos elementos (trato humano, tecnología, conocimientos...).

De ahí que para lograr este objetivo es fundamental la personalización de los cuidados y la continuidad asistencial, y sobre todo, contar con un personal comprometido con una actitud positiva.

El Hospital San Rafael ha llevado a cabo, para ello, varias acciones como implantar el modelo organizativo de personalización de los cuidados mediante la asignación de enfermera referente.

Además, se ha introducido el proceso enfermero como metodología de trabajo con la incorporación de un lenguaje más accesible; se garantiza la continuidad de cuidados durante la estancia del paciente en el hospital y tras su alta; se ha generado una reorientación del papel de la enfermera supervisora hacia el paciente y su familia, para que se convierta en gestora de cuidados y garante de estos en su unidad.

Informe Alta Único

Asimismo, se ha creado el informe de Alta Único, con el que se pretende dar una continuidad de cuidados al alta más agil, recogiendo toda la información de todo el equipo multidisciplinar que ha trabajado con el enfermo y así dar un enfoque integral de necesidades del paciente al alta. A ello hay que sumar que la supervisora de planta donde ha estado el paciente se pone en contacto con la enfermera de enlace del mismo para comunicarle que sale del Hospital.

Con esta nueva metodología de trabajo permite que todos los usuarios del Hospital tengan asegurada la personalización del servicio mediante la asignación enfermera/paciente/familia, quien tiene capacidad para la toma de decisiones sobre los cuidados de la persona y su familia; por lo que la enfermera conoce todo el proceso del paciente, es quien toma las decisiones relativas a la planificación de cuidados y es el referente para la persona y los cuidadores.

No obstante, los otros miembros de Enfermería no dejan, por ello, de atender a los pacientes asignados a otras enfermeras, pero esta acción debe estar basada en los cuidados planificados por las respectivas enfermeras referentes de cada paciente.

De cara al usuario, este nuevo modelo de trabajo de Enfermería le va a reportar una mejor accesibilidad, ya que se facilita el contacto, ya sea presencial o vía telefónico, mejorando los tiempos de espera, horarios y trámites.

También contará con una agilidad en la capacidad de respuesta; una mejor comunicación que permitirá una relación positiva y de ayuda, utilizando un lenguaje comprensible y mejor capacidad de escucha. Poder contar con un médico y/o una enfermera de referencia proporcionará mayor seguridad al usuario y a ello hay que sumar el conocimiento y las habilidades para dar este servicio.

Por otro lado, también contribuirá a dar credibilidad y validez al nuevo modelo organizativo de personalización, la implantación de registros de enfermería que han sido elaborados por grupos de trabajo en los que han participado enfermeras de las unidades hospitalarias. Con ello se consolida la  contribución de la enfermera a la información que reciben el resto de miembros del equipo y se dispone de registros ágiles, coherentes, eficientes y codificados que permiten identificar el quehacer autónomo de las enfermeras y cuantificar qué cuidados presta.