El Centro Asistencial de Málaga abre su dispositivo de estancias breves

Fecha: 
29/06/2017 - 12:46
Categoria: 
General
Foto: 

Esta unidad de estancias cortas se enmarca en la concepción aperturista de la nueva psiquiatría, en la que la ayuda entre iguales, la convivencia y la participación activa son factores claves para un mejor pronóstico en pacientes de salud mental estabilizados. Más imágenes en Flickr.

El Centro Asistencial San Juan de Dios de Málaga abre una unidad de estancias breves, un dispositivo para pacientes que han superado su primera fase de ingreso como agudos y que precisan potenciar la mejoría antes de recibir el alta.

Cercana a la zona de estancias médicas, rodeado de un paraje natural privilegiado, se levanta una construcción de planta baja, con capacidad para 10 residentes, cuyo interior resulta cómodo y muy agradable por la cantidad de luz que entra y por lo diáfano del espacio.

“En esta nueva unidad hemos querido dar continuidad al estilo que se desprende de todos los centros y unidades que tenemos en el Centro Asistencial San Juan de Dios, y que es el de inundar de luz las estancias, hacerlas agradables. Además, esta unidad de estancia corta goza de una decoración que la distancia de cualquier parecido a una unidad de hospitalización”, explica el director médico del Centro, Diego Arenas. Y es que cualquiera de los espacios parece formar parte de un hogar cualquiera, con habitaciones con cortinas y colchas estampadas, cómodos sofás en las zonas comunes equipadas con televisores, e incluso un office donde un catering dejará cada mañana el desayuno que los mismos pacientes podrán servirse en el comedor común.

El director médico, que también es psiquiatra, explica que el centro, destinado a personas con problemas de salud mental y discapacidad, desde hace años enmarca tanto sus prácticas con los pacientes como los espacios destinados a su atención en corrientes aperturistas de la psiquiatría contemporánea. “En Europa es frecuente encontrar pacientes de salud mental que son atendidos en sus hogares, esto es, la hospitalización domiciliaria, o en centros de crisis más parecidos a miniresidencias. Nosotros, en San Juan de Dios, dispensamos una asistencia en la que son bienvenidas la participación de los pacientes y sus familiares, la importancia de la ayuda entre iguales y la integración máxima del paciente en un entorno normalizado en la medida en que su diagnóstico y evolución lo permita”. Estabilización

La nueva unidad cuenta con diez habitaciones, la mayoría de ellas individuales, que integran sus propios baños. Los pacientes que las habitan son personas que, habiendo superado los primeros días de ingreso, procedan del Sistema Andaluz de Salud o sean pacientes de ingreso privado, se encuentran con un grado de estabilización que les permita emprender una vida en comunidad y aportar los beneficios de una interacción de ayuda mutua con los demás pacientes y con el personal.

En esta unidad de estancias cortas, el despertador es más flexible respecto a otras en las que existe la necesidad de mantener los horarios de manera más estricta. Los pacientes tienen un margen para levantarse y desayunar. Después, acuden a sus terapias, en muchos casos, grupales, generando un ambiente participativo y distendido. Estas terapias se combinan con momentos dedicados al ejercicio físico rodeados de vegetación y buenas temperaturas.

El almuerzo lo hacen en la cafetería, con los trabajadores y cualquier comensal que se encuentren allí. Debido a su nivel de autonomía y a su situación de estabilidad emocional y psicológica, están preparados para este nivel intermedio de integración, previo al alta médica, explica el director médico del centro de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

En este centro de San Juan de Dios, institución sin ánimo de lucro, se presta atención a personas con problemas de salud mental, discapacidad o pacientes crónicos tanto procedentes de derivaciones de la sanidad pública como a pacientes de ingreso privado. “Se trata de dispensar los cuidados asistenciales según la necesidad clínica de nuestros pacientes, independientemente de su procedencia. En San Juan de Dios es nuestra filosofía atender a aquellos que nos necesitan, sean quienes sean. Para ello contamos con un cuadro de profesionales altamente cualificado y con un entorno privilegiado por nuestra ubicación en el enclave natural de la finca San José, próxima al Jardín Botánico de la Concepción, que antiguamente formaba parte de la misma finca”, asegura Diego Arenas.

El Centro Asistencial San Juan de Dios de Málaga, referente en la atención a personas con problemas de salud mental o discapacidad, amplía de este modo su cartera de servicios, sumando esta unidad de estancias cortas a las ya existentes, como la de ingreso, alta dependencia, rehabilitación, discapacidad o psicogeriatría.