Actividades acuáticas y alimentos de alto aporte hídrico, fundamentales para los mayores en verano

Fecha: 
16/08/2019 - 10:14
Categoria: 
General
Foto: 

La llegada del verano y las altas temperaturas han de acompañarse con determinados hábitos que permitan una buena hidratación, una exposición al sol muy controlada y actividades que refresquen para aliviar la sensación de calor. Esto es justamente lo que están llevando a cabo en la Residencia de Mayores San Juan de Dios de Sevilla con diversas actividades programadas en el interior y el exterior del centro.

El aporte hídrico es fundamental para mantener una buena hidratación en los mayores. De ahí que entre las últimas horas de la mañana y las primeras del mediodía, la terapeuta ocupacional del centro proponga la actividad de ‘Cocina veraniega’, que consiste en refrescarlos con zumos, macedonias y brochetas de frutas que entre todos preparan.

El consumo de frutas propias de la temporada estival como el melón y la sandía hidrata abundantemente gracias a su alto contenido de agua. Además, al ser diuréticas depuran el organismo al mismo tiempo que favorecen el buen funcionamiento del aparato digestivo. Por último, estas frutas suponen un gran aporte de nutrientes y vitaminas.

Entre los residentes, se distribuyen las tareas para la preparación de estas recetas veraniegas que, a su término, disfrutan todos en el patio de la residencia aprovechando otros elementos que vienen a completar esta actividad refrescante, como la abundancia de vegetación o la fuente central, que en este horario está a pleno funcionamiento.

Esta actividad de mañana se combinará en los próximos días con otra tarea culinaria durante algunas tardes a la semana, pero enfocada en los batidos de frutas y verduras de temporada.

Jornadas acuáticas

Además, durante estos meses de verano se realizan salidas con los residentes a la Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra, donde disfrutan de la piscina de la que dispone este centro para personas con discapacidad intelectual.
Los terapeutas y auxiliares que acompañan a los mayores adecúan el espacio a las necesidades de movilidad que presenta cada uno de los bañistas, para que todos puedan disfrutar del bienestar que aporta un baño en la piscina.

Los beneficios terapéuticos del agua, como el favorecimiento del sistema circulatorio o el ejercicio físico, se combinan con los beneficios sociales que les traen el hecho de pasar una jornada de ocio, fomentando así habilidades de comunicación y relaciones sociales, entre otras.