Noticias

08/08/2017 - 12:46 General

El proceso de descubrimiento y maduración de la vocación es el tema que los Hermanos abordan en el sexto vídeo de la campaña #SerHermano.

Los Hermanos de San Juan de Dios han lanzado hoy el sexto vídeo de la campaña #SerHermano: ‘Cómo puedo descubrir mi vocación’, un documento a través del que cinco Hermanos cuentan cómo descubrieron la vocación y se sintieron llamados a ser Hermanos de la Orden Hospitalaria.

Como ya viene siendo habitual desde el pasado 8 de marzo, día de la festividad de San Juan de Dios, la Orden Hospitalaria lanza hoy, 8 de agosto, un nuevo vídeo de #SerHermano, la campaña audiovisual con la que están dando a conocer su labor y carisma mediante las redes sociales y su página web.

“Toda persona descubre su vocación buscando su felicidad”, explica el Superior de la Provincia Bética, José Antonio Soria O.H. quien apunta, como lo hace el Hermano José Miguel Valdés, que consideraron como una opción de vida. “Yo, antes de decidir ser Hermano de San Juan de Dios barajé muchas opciones”, explica Valdés, quien al llegar a Ciempozuelos y entrar en contacto con personas con problemas de salud mental, se decidieron por la vida religiosa en la Institución.

Calixto Plumed O.H. relata el descubrimiento de la vocación como un proceso: ”uno va pensando, reflexionando, estando en contacto con personas, formadores, y enfermos,  y estos últimos son los más que iluminan en este sentido”, y añade que todo esto sumado a la experiencia de vida de oración son factores que le permitieron madurar la opción de ser Hermano.

El Hermano Isidoro de Santiago, actual superior de la residencia de mayores de Sevilla cuenta en el vídeo que fue precisamente en una residencia de ancianos donde sintió la necesidad de darse a los demás y Guillermo García O.H. explica que un sacerdote de una iglesia en El Puerto de Santa María fue quien le orientó ante su petición de ayuda al sentir aquella “sensación interior y llamada a la búsqueda”, como él mismo describe.

Con esta serie de vídeos, los Hermanos pretenden trasladar su experiencia de vida religiosa y el relato de su labor, acercándose de esta manera a los que más los necesitan y a todas aquellas personas que, sintiendo la llamada, puedan ver en la Orden un lugar donde vivir su fe.