Noticias

11/08/2017 - 12:36 General

El Hospital San Juan de Dios del Aljarafe ha puesto en marcha un completo programa de formación en terapias avanzadas para el manejo de heridas crónicas del que se han realizado ya tres ediciones y gracias al cual 70 enfermeros se encuentran capacitados para aplicar estos cuidados. 

Las heridas crónicas y, en particular, las úlceras por presión acompañan al ser humano desde sus orígenes. En la actualidad, la preocupación por estas lesiones ha ido en aumento hasta situarse dentro de los indicadores de calidad asistencial de los centros sanitarios, multiplicando la investigación en el tratamiento y en la prevención, ya que se estima que el 95% de ellas son evitables. 

Las terapias avanzadas para el manejo de las heridas crónicas nos permiten acortar los tiempos de cicatrización de estas lesiones, estas terapias luchan contra las barreras naturales de la cicatrización de las heridas (Tejido desvitalizado, infección, control de la humedad y los bordes estancados) y promueven el ambiente húmedo.

En los últimos años se vienen atendiendo uno 800 pacientes con heridas crónicas en nuestro centro y de éstos unos 50 pacientes se han beneficiado de la terapia de presión negativa. Esta técnica permite preparar el lecho de la herida en aquellas lesiones más complejas como grandes traumatismos, evisceraciones, heridas en pies diabéticos o lesiones por presión con gran pérdida de tejido. En este tipo de heridas, la aplicación de presión negativa permite eliminar el exceso de exudado, retirar del lecho aquellos restos de tejidos desvitalizados, espaciar las curas y reducir de forma considerable el dolor que sufren los pacientes.

La terapia que se aplica en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe  desde 2012 ha disminuido considerablemente el tiempo de ingreso de los pacientes con heridas crónicas complejas y permite que éstos sean dados de alta con un dispositivo de presión negativa portátil (del tamaño de las antiguas pilas de petaca) que es revisado por los profesionales de enfermería de consultas externas dos veces en semana y que no precisa ningún cuidado en el domicilio.