Noticias

11/05/2018 - 11:58 General

Las Jornadas han contado con la Conferencia Inaugural del Consejero de Sanidad de Castilla La Mancha, Jesús Fernández Sanz, y seis mesas de exposición y debate: situación del sistema sanitario en la actualidad, Responsabilidad Social Corporativa (RSC), fragilidad, ética organizacional, valores en los que se afianza el progreso y la innovación tecnológica y la humanización como marca de valor.

En la actualidad, uno de los retos más importantes del directivo de la salud es trabajar por asegurar, en un tiempo difícil, el funcionamiento del sistema sanitario y de sus centros, así como su proyección a futuro, respetando los valores y los principios fundamentales que lo sustentan. Pero alcanzar la solución a este reto pasa por hacer frente a otros retos fundamentales. En palabras de Modoaldo Garrido, vicepresidente primero de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y director gerente del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, “debemos adaptar la gestión del sistema y de sus centros a un tiempo nuevo, facilitando la participación de los ciudadanos, de los pacientes y de los profesionales en la búsqueda de soluciones de consenso a favor del buen gobierno. En base a esto, la transformación del sistema debe adaptar éste al cambio del patrón de morbimortalidad, es decir, al avance de la cronicidad”. Esto conlleva el rediseño de la estructura organizativa asistencial del sistema, la normalización en la gestión de los procesos asistenciales, asegurar la incorporación de la innovación en todas sus facetas para mejorar la calidad de la prestación y disminuir el riesgo de los pacientes, promover la calidad de la capacidad formativa del sistema y mantener la capacidad investigadora de los centros.

Los valores tienen un papel clave en el trabajo por solucionar estos retos desde una doble perspectiva. Y es que no solo se deben respetar los principios que sustentan el sistema sanitario, sino que, además, los valores “mueven” la transformación del sistema sanitario. “Debemos reflexionar sobre los nuevos resortes que han de impulsar el modelo sanitario español hacia una renovación, teniendo en cuenta la incorporación de todos los elementos que nuestra sociedad demanda en un momento de crisis económica y, sobre todo, existencial. Es por eso por lo que los VALORES nos marcan el rumbo”, explica María Dolores Acón, directora gerente del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, miembro de la Junta Directiva de SEDISA y coordinadora de las V Jornadas de Gestión Sanitaria “18 ideas transformadoras para un presente retador” que, en esta ocasión, tienen el lema Los valores nos marcan el rumbo. En esta edición, que se celebra hoy y mañana, el objetivo es dar a conocer y analizar proyectos e iniciativas que están formando parte de la evolución que el sistema necesita hacia la calidad y la eficiencia, con los valores como motor de dicha transformación.

El Hospital San Juan de Dios del Aljarafe ha acogido la celebración de estas Jornadas, que ha contado, en grandes líneas, con la Conferencia Inaugural del Consejero de Sanidad de Castilla La Mancha, Jesús Fernández Sanz, y seis mesas de exposición y debate. La primera de ellas, dirigida al análisis sobre la situación del sistema sanitario en la actualidad y las otras cinco se han centrado en temas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), fragilidad, ética organizacional, valores en los que se afianza el progreso y la innovación tecnológica y la humanización como marca de valor. En palabras de Acón, “para mí es una triple satisfacción tener la oportunidad de celebrar este encuentro de la Gestión Sanitaria Nacional en el hospital que actualmente dirijo, el Hospital de San Juan de Dios del Aljarafe. En sí mismo, la concepción de este hospital bajo el modelo de Consorcio entre dos entidades sin ánimo de lucro, como son la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y el Sistema Sanitario Público de Andalucía, ya es una muestra palpable de los valores de ambas organizaciones suman en aras de ofrecer a la población del Aljarafe un modelo de atención sanitaria y de cuidados basados en la racionalidad, la eficiencia, la profesionalidad y el trato diferenciado y humano hacia los pacientes. Un sello propio de Cultura Organizacional que impacta positivamente en los resultados en salud de la población”.

Por su parte, el director General de Centros de la Orden Hospitalaria, Juan José Afonso, ha manifestado que “para los directivos y profesionales de un centro de la Orden de San Juan de Dios, acoger en nuestra casa a un amplio grupo de responsables de la gestión sanitaria es una satisfacción”. Respecto al lema de las Jornadas, Afonso explica que “en los centros de la Orden, valores como son la hospitalidad, la calidad, el respeto, la responsabilidad y la espiritualidad no solo nos marcan el rumbo, sino que nos acompañan a diario. El que en la tarea de planificación, ordenamiento y gestión sanitaria se ponga el foco en los valores, solo podrá redundar en un mejor servicio y asistencia, que es, en definitiva, el objetivo al que debemos encaminarnos en los servicios sanitarios”.

Ideas transformadoras

En líneas generales, para que la transformación sea viable, el sistema debe mejorar el grado de autonomía de los niveles de la meso y de la microgestión y asegurar el control en el desarrollo del proceso, la transparencia en la gestión y la lucha contra los conflictos de interés. “Para ello, es fundamental profesionalizar la función directiva y el nombramiento por parte de los Órganos de Gobierno de los responsables de los centros y de las unidades asistenciales en procesos participativos donde la igualdad, el mérito y la capacidad queden asegurados”, destaca el Garrido. Asimismo, el sistema deba avanzar hacia la gestión clínica, que no es más que la participación activa de los profesionales en la gestión de sus organizaciones, para lo que deberían generarse adaptaciones en la normativa vigente en el ámbito laboral que permitieran agilizar la gestión de las personas mejorando la capacidad de incentivación a los profesionales más comprometidos, así como hacia la integración de niveles asistenciales, sanitarios (Atención Primaria, Atención Hospitalaria, Atención Urgente) y de lo social (Sistema de Atención a la Dependencia y otros- asociaciones de pacientes, voluntariado, familiares y otros), “considerando el problema de salud del ciudadano el verdadero centro de la acción”, explica el vicepresidente primero de SEDISA.

Por otra parte, la innovación, desde un punto de vista estratégico y transversal, ayuda a la transformación y, además, desde la gestión sanitaria se debe trabajar para hacer posible la incorporación de la innovación en lo que corresponde a asegurar la adquisición de fármacos y del equipamiento tecnológico necesario para avanzar en las mejoras que conlleven aumentos en la esperanza y en la calidad de vida de los pacientes, y “a ser posible - según Garrido- que las decisiones sean encomendadas a un organismo autónoma que tome decisiones vinculante para el SNS y sus centros”.

El papel del directivo de la salud es clave en la transformación, para lo que tiene que integrarse y favorecer la integración en un equipo directivo competente, que deberá tomar decisiones a partir de visiones estratégicas que se compartan y que se concreten en planes estratégicos que, a su vez, “tienen que converger necesariamente con lo establecido en el Contrato de Gestión que firma con la Autoridad Sanitaria”, explica este experto, quien además destaca el rol que tiene el directivo como líder “para generar un clima de confianza en el seno de sus organizaciones. Ejercer en la medida de lo posible el mando desde el ejercicio de liderazgo democrático, la ética, el ejemplo, el compromiso y la lealtad a la institución de la que es parte”.