Noticias

16/01/2019 - 12:01 General

Con la llegada del frío comienza la temporada de bronquiolitis, una infección vírica que afecta con mayor frecuencia a niños y niñas en los primeros seis meses de vida.

Pediatras y preventivistas del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe han elaborado un vídeo divulgativo dirigido a padres y madres con hijos de entre 0 y 2 años que tiene como objetivo ayudarles a adoptar medidas de prevención e identificar los primeros síntomas de la bronquiolitis, una infección vírica cuyos casos de multiplican con la llegada del frío. El vídeo ya está disponible en el canal Youtube del hospital así como en sus perfiles en redes sociales en Facebook y Twitter.

La bronquiolitis en una inflamación de los bronquiolos que provoca la acumulación de mocos en las vías aéreas más pequeñas del cuerpo humano por lo general debido a una infección del virus sincitial respiratorio. Al tener un curso inicial muy similar al de un catarro común, es difícil identificar sus síntomas lo que genera muchas dudas entre padres y madres de ahí la importancia de reforzar la información sobre esta patología. Los menores de seis meses suelen contraerla con mayor frecuencia.

“Es en los meses de diciembre y enero en los que se registra un mayor número de casos coincidiendo con la llegada del frío”, afirma Inmaculada Nieto pediatra del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe que ha colaborado en este vídeo.

La mayor parte de los casos son leves y trascurren en el domicilio tras consultar con el pediatra, con un seguimiento en las primeras 24 ó 48 horas, por eso en el vídeo se explican detenidamente las medidas de soporte para ayudar al lactante a pasar esta infección dado que no existe en la actualidad un tratamiento específico. Aun así, la bronquiolitis sigue generando el 80% de los ingresos hospitalarios por causa respiratoria en niños.

Entre dichas medidas de soporte destacan, realizar lavados nasales y aspiración de secreciones, ofrecer tomas pequeñas y frecuentes o elevar ligeramente la cabecera de la cuna y evitar el consumo de tabaco en el entorno del niño o niña afectado.

Las recomendaciones a nivel de prevención son muy básicas pero no por ello menos importantes, como como recuerda el servicio de Prevención del centro desde donde ponen el acento en la correcta higiene de manos de todas las personas y objetos que estén en contacto con el menor, sobre todo, en caso de procesos catarrales en el domicilio.