Noticias

05/07/2019 - 07:42 General

Salir de la rutina, mantener relaciones sociales, disfrutar de la naturaleza y despejar la mente son recomendaciones que aumentan la sensación de bienestar de las personas a cualquier edad. Por ello, la Residencia de Mayores San Juan de Dios de Antequera, en Málaga, ha ideado este año la experiencia piloto ‘Vacaciones en el mar’, una iniciativa mediante la que dieciséis de sus residentes han podido disfrutar de una experiencia vacacional en Calahonda, Granada.

Se trata de facilitar este tipo de experiencias a los residentes que reciben pocas visitas, por tener pocos familiares, o que por cualquier motivo, salen poco de la residencia pese a mantener su autonomía y movilidad. En esta primera experiencia, los residentes se han dividido en dos grupos que han estado acompañados por cinco profesionales entre terapeutas, auxiliares y monitores del centro antequerano.

El simple hecho de cambiar de entorno ya supone un impacto positivo para los mayores, pues buena parte de ellos hace mucho tiempo que no disfrutaba del mar o de una salida vacacional de varios días de duración. Pero, además, los ejercicios físicos que han realizado durante estos días en la orilla del mar, el disfrute del paseo marítimo o, simplemente, la relación entre residentes fuera del ámbito habitual suponen un estímulo para estos mayores que aporta beneficios en su autoestima, en su estado físico y en el terreno de lo social.

Ante el éxito de esta experiencia piloto y la satisfacción de los residentes, la Residencia San Juan de Dios pondrá esta iniciativa vacacional a disposición de sus residentes en próximas ocasiones.

Fomento del ocio y de la participación de los mayores

La Residencia San Juan de Dios de Antequera apuesta constantemente por iniciativas que promueven el envejecimiento activo. Para ello, cuenta con la figura de un técnico en animación sociocultural que diseña y lleva a cabo una programación de actividades dirigidas a fomentar el ocio y la participación de los residentes.

Talleres de manualidades, cocina, baile, teatro, excursiones guiadas e incluso actividades de carácter intergeneracional, en las que los mayores visitan institutos antequeranos o los estudiantes comparten tardes con los residentes en el centro, son solo algunas de las iniciativas que se enmarcan en el fomento del ocio activo y la integración social en las que trabaja este centro de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.