Noticias

09/09/2019 - 13:30 General

La publicación se enmarca en una estrategia de educación para la salud dirigida a población de edad avanzada e infantil.

Un equipo multidisciplinar compuesto por especialistas en medicina interna, pediatría, nutrición y enfermería del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe han elaborado una guía práctica con recomendaciones nutricionales dirigida a los grupos de población que precisan de adaptaciones específicas en su dieta debido a su edad y o estado de salud.

Bajo el título, “Alimenta tu salud. Aprendiendo a comer sano de abuelos a nietos” la guía se fundamenta en los beneficios de la denominada ‘dieta mediterránea’ que se caracteriza por un alto consumo de alimentos de temporada, frutas, verduras, cereales, frutos secos y aceite de oliva; una ingesta moderada de pescado y aves de corral y una baja ingesta de productos lácteos, carnes rojas, carnes procesadas y dulces.

“Cuando hablamos de alimentación saludable en nuestro país nos referimos a la dieta mediterránea que se ha asociado a un incremento de la longevidad y reducción del riesgo de desarrollar enfermedades como: obesidad, diabetes, hipertensión, algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares”, afirma Antonio Fernández Moyano, jefe del servicio de Medicina de este centro hospitalario.

La guía recoge recomendaciones generales sobre el aporte nutricional de los distintos grupos de alimentos, con un apartado en el que se especifican las cantidades adecuadas para adultos, adolescentes y niños en función de sus necesidades y en la que se aclaran las principales dudas de los pacientes en materia de nutrición, especialmente en la edad pediátrica.

Aclarar mitos y falsas creencias sobre la idoneidad o no de introducir determinados alimentos en nuestra dieta por sus supuestos efectos beneficiosos o nocivos para la salud, también forma parte de los objetivos de este trabajo.
“El desconocimiento y las ideas equivocadas que circulan sin demasiado control entre padres y, en ocasiones, entre los propios profesionales puede llevar a alterar nuestros hábitos de alimentación en una dirección equivocada”, explica Mª Ángeles Torres enfermera especialista en nutrición pediátrica, quien alerta sobre los supuestos beneficios para la salud tras los términos ‘bio, plus, bifidus, super, activ, crecimiento…etc’ en productos nutricionales dirigidos a población infantil, así como recuerda la necesidad de reducir drásticamente el consumo de sal y azúcar añadidos en la alimentación de los más pequeños.

Por último, la guía aboga por establecer un orden de 4-5 comidas/día, evitando los ‘picoteos’ entre horas y distribuyendo las calorías a ingerir entre el desayuno (20-25%), comida (30-25%), merienda(15-20%) y cena (25%).