Noticias

12/11/2019 - 09:49 General

Una herramienta digital para ordenadores y tabletas permite la programación de ejercicios por parte de la neuropsicóloga para que cada usuario trabaje el área sobre la que tiene afectación.

La Residencia San Juan de Dios de Sevilla ha puesto en marcha una nueva herramienta digital de estimulación cognitiva para sus mayores que permite poner en práctica ejercicios de neurorrehabilitación favorables para personas que padecen Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple, daño cerebral, ictus o demencias propias de la edad.

La neuropsicóloga de esta residencia de mayores, Ana Belén García, explica que a través de este software, llamado NeuronUp, se trabaja la estimulación de áreas como la memoria, la atención, orientación espacio-temporal, del lenguaje, la función ejecutiva, habilidades sociales y actividades básicas de la vida diaria, lo que es fundamental para usuarios de centros como el de San Juan de Dios, pues puede enlentecer la evolución de la sintomatología de los procesos neurodegenerativos tanto cualitativa como cuantitativamente y, además, a las personas que se encuentren sanas, les ofrece la oportunidad de ganar funcionalidad en sus capacidades cognitivas.

Este aplicativo que puede usarse tanto en ordenadores como en tabletas, permite a la neuropsicóloga programar individualmente una serie de ejercicios para cada usuario, dependiendo del diagnóstico de cada uno. Así, al entrar con sus usuarios, los residentes tienen un menú de ejercicios que pretenden favorecer aquella área que deben reforzar. Por ejemplo, con personas que necesitan trabajar la memoria a corto plazo le programo ejercicios como el de la “Ventana iluminada”, es decir, durante unos segundos, aparece un bloque de pisos con una única ventana encendida, y ellos han de señalar después qué ventana es la que estaba encendida”, explica. Del mismo modo, para quien ha de practicar actividades de la vida diaria existen ejercicios de cálculo a través de la selección de monedas y billetes del importe exacto que se demande o el de “Guarda la compra”, en el que ha de poner los alimentos que requieran refrigeración en el frigorífico, los no perecederos en la despensa, etc.

La neuropsicóloga puede acceder a los resultados de cada usuario, de modo que puede analizar mediante gráficas si el área que está trabajando se está viendo favorecida al verse frenado los síntomas o si, por el contrario, continúa la progresión de los mismos. “En definitiva, esta aplicación promueve la conservación óptima de las capacidades cognitivas de los residentes; el uso de habilidades sociales para un mejor grado de convivencia; y favorece el bienestar psico-afectivo de los mayores”, explica.

En la residencia de San Juan de Dios, Ana Belén trabaja con tres grupos de residentes en función del estado de sus funciones cognitivas. “Se trata de un tratamiento complementario no farmacológico que, además, nuestros mayores reciben con felicidad, pues les proponemos actividades de entretenimiento, divertidas en muchos casos, que asumen como un reto y que les motivan a continuar trabajando y estimulando sus funciones cognitivas desde el ocio”, explica la neuropsicóloga de San Juan de Dios.