Noticias

03/12/2019 - 15:10 General

Chicos y chicas residentes de la Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra, en Sevilla, y los usuarios de su Unidad de Día cuidan y atienden a diario a los animales de la granja que el centro ha instalado desde hace un año y que les permite mejorar su estado anímico, su bienestar y motivación personal. Más imágenes en Flickr.

El contacto con la naturaleza, la práctica de actividades al aire libre y la relación con animales son muy estimulantes a la hora de trabajar terapéuticamente la autoestima y las relaciones sociales con personas con discapacidad, algo que desde la Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra llevan años implementando gracias a talleres como el de la ‘Granja San Martín de Porres’.

El centro de San Juan de Dios en Alcalá de Guadaíra hace muchos años impulsó el taller de ‘El huerto’, una actividad en la que los adultos con discapacidad intelectual daban lo mejor de sí mismos aprendiendo cómo se cultivan determinadas verduras y hortalizas y cómo se procede para su cuidado y recolección. Los usuarios alcanzaban rápidamente los objetivos de este taller, que se centraban en su motricidad, capacidad de relación y su autoestima, mejorando todo ello notablemente.

Desde hace un año, esta granja completa la iniciativa de mantener a los adultos con discapacidad en contacto con la naturaleza y que practiquen actividades tan gratificantes como cuidar de los animales, a los que dan todo su cariño. La granja San Martín de Porres, dentro de las instalaciones del centro, la integran un gallinero, con cuatro especies de gallinas utreranas y gallos, patos, pavos y una habitante muy especial, la burra Tana, que se ha convertido en uno de los animales más queridos por los usuarios.

Los educadores y monitores del taller explican que los residentes y los usuarios de la Unidad de Día de la Ciudad San Juan de Dios suben a diario a la granja y realizan diferentes tareas guiados y acompañados siempre por los profesionales. Allí, limpian el gallinero, cambian el agua de los bebederos, les ponen de comer, recogen los huevos, etc. Con ello, aplican instrucciones sencillas, afianzan conceptos básicos, adquieren compromisos y responsabilidades y ponen en práctica, casi de un modo lúdico, la motricidad y la capacidad de relación e interacción entre ellos mismos y los animales. “Gracias a esta actividad con animales potenciamos su motivación por las actividades diarias a la par que logramos reducir cualquier alteración en sus conductas. Todo esto trae consigo también una mejora de su estado anímico, lo que hace que aumente su bienestar y su motivación personal", explica la integradora social que trabaja con ellos, Rocío Hinojosa.

La burra Tana se ha logrado hacer con el afecto de todos y cada uno de los chicos y chicas que realizan esta actividad y que al principio, estaban un poco más reticentes al acercamiento con el animal por su tamaño. Tana ha conseguido, con su mansedumbre, provocar el acercamiento hasta el punto de que ahora no solo la acarician y cepillan, sino que recibe continuos abrazos, paseos en compañía por todo el recinto de la Ciudad San Juan de Dios e innumerables muestras de cariño. Hinojosa explica que “los animales nos reciben y aceptan a cada uno tal y como somos, nos ofrecen su cariño sin condiciones, tengamos las capacidades que tengamos”.

La Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra es uno de los cinco centros de la Orden Hospitalaria en la provincia de Sevilla y está dedicado a la atención a la discapacidad intelectual en niños y adultos. Alrededor de 300 usuarios, entre mayores y pequeños son los que, a diario, habitan la Ciudad de la Orden, un centro de atención a la discapacidad intelectual que cuenta, en el mismo recinto, con el Colegio de Educación Especial, la Unidad de Día y la Residencia, estos dos últimos dispositivos dedicados casi en su mayoría a adultos con discapacidad.

La atención a la discapacidad de la Orden en datos

En la Provincia Bética, la Orden tiene seis centros dedicados a la atención a la discapacidad en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Ciempozuelos (Madrid), Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Málaga y Santa Cruz de Tenerife.

En total, durante el año 2018, San Juan de Dios tuvo a 900 residentes con discapacidad en alguno de estos centros y ejerció la tutela de 160 personas con discapacidad. Además, en Granada, Alcalá de Guadaíra y Las Palmas, San Juan de Dios cuenta con tres Colegios de Educación Especial en los que tuvo escolarizados el pasado año a 290 alumnos de Educación Especial Básica y a 150 alumnos en programas de transición a la vida adulta. Por último, en Ciempozuelos y en Alcalá de Guadaíra, cuenta también con dos Centros Especiales de Empleo que en 2018 dieron empleo a 90 personas con discapacidad.