Noticias

18/02/2020 - 10:07 General

En el Día Internacional del Síndrome de Asperger se pretende dar visibilidad a este trastorno para que las personas que lo padecen puedan explicar qué sienten y que su entorno pueda colaborar en su adaptación.

Cada 18 de febrero se celebra el día Internacional del Síndrome de Asperger, una fecha importante para hacer visible este tipo de trastornos, pues según explican la psicóloga Patricia Rodríguez y la logopeda Cristina Barrio del Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) del Hospital San Juan Grande, de Jerez de la Frontera, “tanto la persona con este síndrome como su familia se sienten incomprendidos. Por ello es importante poder encontrar foros en los que estas personas puedan explicar a su colegio, los vecinos del barrio u otros entornos habituales qué es lo que sienten y cómo su entorno puede ayudarles a su adaptación”.

La incomprensión de la situación es una de las principales dificultades que los padres de niños con síndrome de Asperger identifican con anterioridad al diagnóstico, según las profesionales de San Juan Grande. En los CAIT de la Orden de San Juan de Dios, el modelo de intervención se centra en el niño y en su entorno familiar, y en caso de los niños con Síndrome de Asperger, “la capacitación familiar es uno de los principales objetivos de nuestra atención, favoreciendo una actitud de resolución por parte de la familia, para que puedan afrontar en la medida de lo posible las futuras demandas de una persona con Asperger, aún cuando el terapeuta le acompañe en el camino”.

El Síndrome de Asperger, que se incluye dentro de los Trastornos del espectro Autista, se caracteriza principalmente por presentar dificultades en el uso del lenguaje, de la comunicación en general, afectando a la relación con otras personas. Además, generalmente estas personas presentan intereses en áreas restringidas, así como inflexibilidad cognitiva y comportamental, encontrando problemas para la abstracción de conceptos, para superar el lenguaje literal, en las funciones ejecutivas y de planificación y en la interpretación de sentimientos y emociones.

Conforme avanza la intervención con los niños y su entorno, las familias van adaptándose a la situación. Sin embargo, una de las principales demandas de los padres de estos niños es la necesidad de atención continuada una vez concluye el periodo de Atención Infantil Temprana, que concluye a los 6 años. “Las familias nos trasladan la necesidad de dar continuación a este tipo de recursos, pues los niños con van creciendo, y a ellos y a sus familias se les presentan nuevas necesidades, inquietudes y dudas que requieren de un seguimiento profesional más allá de los 6 años”, explican desde el CAIT de San Juan Grande.