Noticias

13/08/2020 - 11:12 General

El Hospital San Juan Grande, de Jerez de la Frontera, trabaja en su unidad de hipertensión con distintos perfiles de pacientes hipertensos y señala la importancia de revisar la presión arterial periódicamente y de mantener un estilo de vida saludable.

La hipertensión aparece en muchas ocasiones sin síntomas previos que puedan alertar a quien la padece de que se está desarrollando la enfermedad. Por ello, es fundamental acudir al médico a realizarse chequeos periódicos, más aún en la edad adulta, pues es en estas etapas cuando más prevalencia tiene la hipertensión, patología conocida como ‘enemigo silencioso’. Esta es una de las principales recomendaciones del cardiólogo Gabriel Retegui, quien dirige la unidad de hipertensión del Hospital San Juan Grande, en Jerez de la Frontera, Cádiz.

La incidencia de la hipertensión va aumentando con la edad, y es por ello que se asocia a otros problemas cardiovasculares también asociados a la edad madura. Si bien la mayoría de pacientes con hipertensión no presentan síntomas, entre los que sí, pueden aparecer dolor de cabeza, sangrado nasal, dolor en el centro del tórax, dificultad respiratoria, náuseas o incluso alteraciones visuales. En los casos más evolucionados, también puede debutar con episodios de arritmias, infartos o ictus, lo que puede llegar a dañar órganos como el riñón, el cerebro, el sistema arterial periférico o el corazón.

“Por todo ello –explica Retegui- lo primero que hay que hacer es confirmar la hipertensión, que es el primer paso y que podemos medirla en casa, con un tensiómetro  que debería formar parte de nuestro botiquín básico, como lo hace el termómetro”. El cardiólogo del San Juan Grande explica que “múltiples medidas en días diferentes permitirán confirmar si existe una hipertensión y la necesidad de que un médico especialista establezca las medidas para su corrección”.

Aproximadamente, el 30 por ciento de la población andaluza presenta hipertensión en la actualidad. Por ello, en este Hospital de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Jerez, la Unidad de Hipertensión surgió de la necesidad de ir un paso más allá en la prevención de esta patología, que afecta cada vez a más personas y que al presentarse, en un amplísimo porcentaje, es un problema de salud irreversible que requiere de un tratamiento progresivo y crónico.

Además, se trata de una enfermedad que tiene un perfil de pacientes muy diluido, si bien es cierto que en la etapa adulta es cuando se da con mayor prevalencia. Sin embargo, puede afectar a tres grupos principales, empezando por pacientes jóvenes, que suelen detectar la enfermedad en revisiones laborales. Este perfil de paciente viene asociado a problemas como el estrés, la obesidad o el sedentarismo. Otro grupo sería el de pacientes en la edad media de la vida, principalmente mujeres en la perimenopausia, que son diagnosticadas en revisiones rutinarias o por síntomas asociados como palpitaciones o dolor de cabeza. Por último, las personas de edad avanzada, en las que su hipertensión podría ser sólo una parte de su pluripatología.