Noticias

17/09/2020 - 11:44 General

Bajo el lema ‘Personal sanitario seguro, pacientes seguros’, este año la campaña mundial de la seguridad del paciente se centra en la seguridad del personal sanitario como prioridad para la seguridad de los pacientes.


La COVID-19 ha puesto de manifiesto las enormes dificultades a las que se enfrentan actualmente los profesionales sanitarios en todo el mundo, incluidas las infecciones asociadas a la atención sanitaria, trastornos psicológicos y emocionales, enfermedad, y fallecimientos. Además, si el personal sanitario trabaja en un entorno estresante, puede tener repercusión sobre el propio paciente.

En este sentido, con el propósito de mejorar las aptitudes y competencias relativas a la seguridad en la atención sanitaria, desde el inicio de la pandemia el personal sanitario del Hospital San Juan de Dios de Tenerife ha estado activamente implicado en programas de formación para recibir la capacitación necesaria en medidas preventivas sobre el coronavirus así como indicaciones de índole preventiva y sanitaria frente al SARS-COV-2, además de reforzar conocimientos en lo relativo a técnicas de higiene de manos y colocación y retirada de EPIS en zonas de aislamiento. “Apoyar y garantizar la preparación y protección del personal sanitario que está trabajando en primera línea contra la COVID-19 es fundamental, y de ello dependerá en gran medida el éxito de en el control de esta grave crisis sanitaria”, así lo indica, Juan Manuel de León, Director Gerente del Hospital San Juan de Dios.

Por otra parte, con el objetivo de garantizar la seguridad de los profesionales y pacientes, el centro de la Orden Hospitalaria ha puesto en marcha un conjunto de medidas que persiguen la protección, prevención y seguridad en el hospital, como el refuerzo en la disponibilidad de mascarillas y solución hidroalcohólica en los accesos al centro, sistemas de desinfección de superficies y protocolos intensivos de limpieza, protección de las áreas de trabajo mediante mamparas protectoras en los mostradores de admisión o pantallas faciales en los servicios con interacción más cercana de pacientes y profesionales. Además, se han rediseñado los circuitos asistenciales, redireccionando los pacientes con síntomas de sospecha de COVID-19, disminuyendo la espera de pacientes en consultas externas o pruebas diagnósticas. Actualmente, todo el personal del hospital se ha realizado la prueba PCR, al igual que a todos los pacientes que ingresan o ser sometidos a una cirugía.

“Nos encontramos frente a una continua alerta a causa del virus”, explica el gerente del centro, que añade que “por este motivo, en el San Juan de Dios estamos llevando a cabo todas las medidas de protección y prevención posibles, lo que nos permite continuar con nuestra actividad asistencial con normalidad”.