03/07/2020 - 16:52 General

El centro reanuda las visitas de los familiares a las residencias bajo protocolos sanitarios

La Ciudad San Juan de Dios de Las Palmas de Gran Canaria ha retomado las visitas de los familiares a los colectivos de residentes adultos con discapacidad intelectual, usuarios con trastornos de salud mental y menores con discapacidad. Para ello, se han establecido los protocolos de seguridad necesarios y se ha puesto en marcha la iniciativa ‘Abrazo seguro’, con el objetivo de mantener el contacto entre usuario y familiar siguiendo las directrices sanitarias e higiénicas.

El protocolo de visitas incide en la importancia de mantener medidas como la distancia de seguridad, evitando el contacto físico, por lo que esta idea surge de la necesidad de dar una respuesta a la atención integral, especialmente, en el ámbito emocional.

Los reencuentros entre familiares y residentes se producen tras varios meses de confinamiento, en los que el contacto se ha mantenido a través de videollamadas o conversaciones telefónicas, por lo que el ‘Abrazo seguro’ aporta calidez y responde a la dimensión emocional de estas visitas, al tiempo que garantiza la seguridad y la prevención de contagios, ya que es debidamente desinfectado después de cada uso.

Hasta el momento, se han llevado a cabo un total de 15 encuentros, tras los que cabe destacar la gran acogida que ha tenido la iniciativa por parte de las familias, que han mostrado su satisfacción ante esta posibilidad, pues la otra opción suponía ver a sus seres queridos sin tener ni un mínimo contacto.

El protocolo de visitas requiere de la solicitud de cita previa, además de una entrevista para recopilar datos epidemiológicos del contexto familiar y del visitante en las últimas 48 horas. Asimismo, el espacio se ha organizado siguiendo las normas de distanciamiento, con la instalación de infografía recordatoria de las mismas y la presencia de cuidadoras para atender todas las necesidades, velando por el cumplimiento de las medidas.

Cada familiar puede visitar a los usuarios una vez en semana. Personal del centro acompaña al pariente en la llegada y la salida, en un recorrido directo hasta el área de visitas, sin transitar las zonas del centro, y el uso de mascarilla para familiar y residente es obligatorio en todo momento. Además, la cuidadora se encarga de los protocolos de higiene y desinfección del visitante.