Celebración

La fiesta Hospitalaria

C.G.E.

El 8 de marzo es el día en que se conmemora la figura de San Juan de Dios, un hombre que pasó por el mundo para procurar el bien a todo aquél que, atravesando situaciones de adversidad, necesidad y enfermedad, se le cruzó en las calles de su transitada Granada.

No pretendió con aquella labor grabar su nombre en la historia. Ni tan siquiera pudo plantearse que, tras su muerte, muchas buenas gentes verían en sus acciones el germen de la Hospitalidad que daría continuidad a aquello de “hacer el bien, bien hecho”, a ayudar al que menos tiene, al que más lo necesita.

La necesidad de asistir a las personas en situación de vulnerabilidad fue para este santo, cuyo nombre era Juan Ciudad, una manera de entender la vida. Y lo hizo desde su disponibilidad personal, desde su esfuerzo y ofrecimiento propio. Sin embargo, supo, con audacia, recabar la ayuda necesaria para llevar a cabo tan tremenda y amplia empresa: buscó a las personas que pudieran apoyar económicamente su causa y se rodeó de otras que lo ayudaran a asistir a los más pobres y enfermos. Hoy, los llamamos bienhechores y donantes a los unos; voluntarios a los otros. Y tras la vertiginosa expansión de su labor, llegando a través de los hermanos a los cinco continentes, 470 años después de su muerte la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios mantiene intacta la esencia de su manera de hacer.

San Juan de Dios está hoy presente en todo el mundo a través de la labor de 1025 hermanos, cerca de 62.000 profesionales y 25.500 personas voluntarias. Son 403 obras apostólicas las que tiene en las 52 naciones donde está presente.

Por ello, cada 8 de marzo, la gran familia Hospitalaria que se extiende por todo el mundo celebra el día del Fundador, que es el día en que nació así como el que, 55 años más tarde murió, tras socorrer a un hombre que se ahogaba en el río. Ayudando. Salvando.

Patrón de la Enfermería y de los Bomberos

San Juan de Dios es el Fundador de la Orden Hospitalaria, pero también es el Patrón de la Enfermería y de los Bomberos, debido a la atención sanitaria que procuró a los enfermos más pobres y al rescate de pacientes que llevó a cabo en el Hospital Real de Granada cuando se incendió por completo.

Por este motivo, el 8 de marzo, además de la familia hospitalaria, celebran esta festividad los profesionales de la enfermería y el cuerpo de bomberos en España, profesiones ambas dedicadas al cuidado, la atención y la asistencia hacia personas que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad.

A lo largo de estos años, han sido muchos los centros que, en los días previos a la celebración, han recibido la visita de los bomberos para hacer demostraciones que hacen las delicias de pacientes y usuarios: en el Centro Asistencial de Málaga, la Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra y la de Las Palmas de Gran Canaria, el hospital San Juan Grande, en Jerez, o el hospital San Juan de Dios de Tenerife.

Igualmente, la profesión enfermera muestra honores a su patrón con iniciativas como las del Colegio de Enfermería de Sevilla, cuyos premios anuales toman el nombre de San Juan de Dios. Además, la Orden Hospitalaria organiza en el Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos las Jornadas de Enfermería ‘San Juan de Dios’, un  evento que se celebra cada año cercano a la fecha de la festividad y que reúne a destacados profesionales del mundo de la enfermería en España.