Cultura de la hospitalidad

La corresponsabilidad se traduce en éxitos compartidos

Concha García Espinal

San Juan Grande ha impulsado la responsabilidad compartida de todos los trabajadores para hacer del hospital un lugar más sostenible, seguro y que mejore aún más la experiencia del paciente

La palabra ‘corresponsabilidad’ hace referencia a la responsabilidad compartida. Y la responsabilidad es uno de los cinco valores que caracterizan a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Bajo estas dos premisas, el Hospital San Juan Grande, de Jerez de la Frontera (Cádiz), ha iniciado un camino en el que la familia hospitalaria que conforman los profesionales de los dos centros –hospital y residencia de mayores- está unida para la consecución de unos objetivos generales que mejoren la calidad y la calidez en la atención.

Desde hace algún tiempo, San Juan Grande definió tres grandes líneas estratégicas desde la dirección para continuar en el camino hacia la excelencia del hospital y de la residencia de mayores. La primera de ellas se centró en trabajar por un hospital seguro y sostenible, habiéndose llevado a cabo múltiples iniciativas y actividades para lograrlo.

La segunda línea estratégica fue la de mejorar la experiencia del paciente y de sus familiares. Para ello el centro tomó como referencia el decálogo del médico americano Peter Pronovost, quien se encargó de evaluar las experiencias de los pacientes a través de 4.000 entrevistas en su hospital para detectar los puntos de mejora y darles respuesta.

Cuestiones tan sencillas como ofrecerle a los pacientes hospitalizados información sobre su proceso sin que ellos la pidan, es decir, informarles de que al día siguiente le realizarán una prueba diagnóstica, o que su alta está cerca, son informaciones que los pacientes agradecen, porque esa planificación les aporta tranquilidad. Otra medida también sencilla pero importante es la de no encender luces en las habitaciones cuando han de entrar profesionales de enfermería a controlar a los pacientes. Para ello, o bien encienden las luces de cabecera, que molestan menos, o entran con linternas para causar el mínimo impacto en el sueño de los pacientes. La custodia de las pertenencias de los pacientes que llegan a la habitación o la información del horario de comidas, cambios de pañales, etc. en el momento de la acogida son otras de las medidas que se han puesto en marcha con este decálogo.

Para lograr que estas dos primeras líneas estratégicas llegaran a buen término, hacía falta una tercera: la de la Corresponsabilidad. Solo implicando a todo el personal del centro se pueden llevar a cabo cambios reales, cambios encaminados a lograr los objetivos anteriores para, así, lograr que los pacientes y sus familias vean aumentada su satisfacción y mejorada su experiencia cuando se encuentran en un trance hospitalario.

Se están llevando a cabo acciones de formación y sensibilización en todas las especialidades y servicios y a través de las distintas escalas profesionales, para ahondar en los valores y en la pertenencia a la institución. Además de estas sesiones formativas, se han llevado a cabo medidas concretas, como la relativa al aparcamiento por parte del personal. El complejo San Juan Grande cuenta con un aparcamiento muy restringido dentro del recinto y, hasta ahora, los profesionales aparcaban en él de modo que, al iniciarse el turno de mañana apenas quedaban plazas para los pacientes y usuarios, algo que se agravaba a lo largo de la jornada por la escasa rotación de plazas, al mantenerse ocupadas por los coches de los trabajadores el turno completo. Teniendo en cuenta el criterio de comodidad y mejora de la experiencia del paciente, la dirección convocó a los trabajadores para trasladar la necesidad de que tomaran conciencia de la situación. La propuesta fue la de buscar aparcamiento fuera, en los aledaños del centro, desde los compañeros de administración, pasando por los sanitarios y hasta los cargos de dirección. La respuesta ha sido muy satisfactoria: aproximadamente el 60 por ciento de los profesionales del centro están aparcando fuera del recinto. Esto ha permitido incrementar el número de plazas para los usuarios,  mejorándose sustancialmente la accesibilidad al hospital.

Por todo ello, la dirección de San Juan Grande quiere desde estas líneas agradecer la implicación de sus profesionales y hacerlos partícipes de los pequeños grandes éxitos que van consiguiendo poco a poco, pues el trabajo compartido y la suma de esfuerzos en esa corresponsabilidad los llevará, sin duda, hacia la consecución de un centro de más calidad, con más calidez.

Además de las acciones de sensibilización, centradas en cartelería y folletos que se han distribuido entre los trabajadores, las acciones de formación, que se alargarán durante todo el año 2019, serán muy específicas en función de la actividad de los profesionales:

  • Grupo Hospital: ‘Corresponsabilidad para la mejora de la experiencia del paciente’. Formación destinada a los 300 profesionales de los centros.
  • Grupo Mandos Intermedios: ‘Liderazgo transformacional y trascendente (servir, desarrollar y compartir)’.
  • Grupo Residencia: ‘Todos somos cuidadores en nuestra Residencia para cuidar la vida’.
  • Grupo CAIT: ‘Una familia que estimula es una familia en desarrollo’.
  • Grupo Obra Social: ‘Hacer el bien, bien hecho’.