Desarrollo Solidario

RedEs, sembrar solidaridad a través de la escuela y su entorno

RedEs es el proyecto de sensibilización y transformación que impulsa el área de Desarrollo Solidario de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios para crear vínculos solidarios entre las comunidades educativas y los centros de referencia. Solo durante el año 2018 han tomado parte en esta iniciativa más de 12.000 alumnos, pertenecientes a 246 centros educativos. Uno de ellos es el colegio Itálica de Sevilla, que dirige Jordi García Quintanilla.

Antonio Tabares

“El programa RedEs lo entendemos como una apuesta por la solidaridad y el compromiso desde una visión global de la comunidad educativa”. Para Jordi García Quintanilla, director del colegio Itálica, la participación del centro en este programa viene a responder a una demanda de los colegios que muchas veces quieren transmitir al alumnado unos valores que se quedan en el plano teórico y carecen de contacto con la realidad, bien porque encuentran dificultades para salir del centro, bien por la falta de proyectos que se adapten a las necesidades del alumnado.

“La educación tiene que estar en contacto con la realidad”, asegura. “Ocurre que nosotros en las aulas podemos contar a los alumnos cómo es la vida fuera del centro pero no tenemos capacidad para mostrársela. En cambio, a través de RedEs, San Juan de Dios permite que los chicos descubran un mundo que desconocen y que les acerca a las personas más vulnerables. De ese modo pueden experimentar la solidaridad en primera persona. Eso es muy importante porque va generando un compromiso de largo recorrido", explica.

El colegio Itálica es un centro de línea 1 que imparte los ciclos desde Infantil a Bachillerato y cuenta con alrededor de 500 alumnos. Aunque ya colaboraba de forma puntual con la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en distintas iniciativas, su participación en RedEs se remonta a hace cuatro años. Ser un centro de medianas dimensiones y no masificado facilita que toda la comunidad educativa lo viva dentro de un ambiente familiar que encaja muy bien con la naturaleza del proyecto.

En su propuesta de intervención en los centros educativos, RedES apuesta por incorporar el compromiso social a través de la metodología de aprendizaje de servicio (ApS). Se trata de poner a disposición de los centros la experiencia de la Orden trabajando junto a las personas más vulnerables, combinando procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad en proyectos en los que los más jóvenes aprenden al trabajar en necesidades reales del entorno.

El alumnado tiene la oportunidad de colaborar con el Comedor Social o a la Residencia de Mayores en acciones adaptadas a su edad, bien organizando iniciativas solidarias, colaborando en campañas de sensibilización, recogida de alimentos o acompañando a los más mayores en actividades de ocio y tiempo libre o de integración en la comunidad.

También se ponen en marcha diferentes acciones para la recaudación de fondos o iniciativas solidarias que impulsan los propios alumnos. “Pero lo más importante es lo que queda después de la actividad”, asegura el director del colegio Itálica. “Por un lado, estamos prestando un servicio para muchas personas, pero por otro lado los jóvenes tienen una experiencia vital que conecta más rápida y profundamente que cualquier conocimiento académico. Además, con San Juan de Dios tenemos la garantía de que las actuaciones están en manos de muy buenos profesionales”.     

RedEs está aflorando una sensibilidad que abarca a todo el colegio y que Jordi García espera que los jóvenes logren mantener luego en la Universidad, una vez que concluya su etapa de formación escolar. “Este proyecto está permitiendo incorporar unas dinámicas y unas actitudes que son para toda la vida. Como centro educativo eso es fundamental y muy enriquecedor porque si transformamos a los jóvenes del futuro, estaremos contribuyendo a cambiar la sociedad”, indica.

El director subraya además el momento decisivo que viven especialmente quienes cursan ESO y Bachillerato. Muchos se decantan en su vocación profesional hacia ámbitos como el trabajo social o la sanidad. “Si ya en el colegio toman conciencia de estas realidades y pueden acceder a esa labor solidaria, eso facilita que haya una mayor sensibilización hacia los más desfavorecidos y un compromiso más arraigado”, asegura, al tiempo que recuerda que la Orden está presente en muchos frentes que los colegios desconocen.

Planificación

Otro factor clave es la continuidad. RedEs no plantea acciones aisladas, sino que desarrolla un programa de actividades muy definido y con una orientación clara. De ese modo, el centro escolar que participa en el proyecto cuenta con una planificación establecida desde el comienzo de curso. Cada vez son más las actividades que se incorporan al calendario académico, como los viernes solidarios, la semana de la solidaridad, las acciones con motivo de la Navidad…  

Es cierto que esta planificación luego puede experimentar modificaciones, según las necesidades, pero en esos casos la vía de comunicación entre la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y el centro es tan rápida y fluida que rápidamente se incorpora a la dinámica de trabajo. Cuando la Orden propone una acción o una campaña, esta es estudiada por el equipo directivo del colegio, que valora las fórmulas y el grado de participación. En otras ocasiones son los propios alumnos los que proponen las acciones, lo que demuestra que la implicación de la comunidad estudiantil no es una pose.

Una implicación que va más allá de las aulas. “Son los propios alumnos los que han traído a sus amigos de fuera del colegio, a antiguos alumnos e incluso han movilizado a las familias, lo que hace que los padres estén encantados con el compromiso social de sus hijos” explica Jordi García.

“RedES está dando sus frutos. Nos ofrece la oportunidad de acercarnos a situaciones sociales que están a nuestro lado y el contacto con esa realidad permite descubrir en los alumnos otras facetas imprevistas y que sorprenden”.

El director del colegio Itálica lanzaba un reto a sus alumnos en la despedida académica del presente curso: “Que no se nos olvide que estamos en un mundo que tenemos que mejorar. No basta con ser buenos, sino que debemos hacer mejores a los demás”. RedEs está contribuyendo a ese objetivo, y no solo entre el alumnado. Alguna maestra ya ha manifestado su deseo de formar parte, una vez que se jubile, del voluntariado de San Juan de Dios.

RedEs en el año 2018

  • 246 colegios, institutos y escuelas universitarias han compartido la realidad de las personas más vulnerables a través de testimonios, vivencias y experiencias o colaborado con la orden San Juan de Dios en distintas actividades.
  • Se han realizado 496 sesiones de sensibilización para acercar la realidad de las personas y los colectivos más vulnerables.
  • 12.241 alumnas y alumnos han sumado su compromiso y solidaridad a través de distintas acciones, charlas, encuentros, eventos recaudatorios y actividades de aprendizaje de servicio.
  • 198 personas entre usuarios, voluntarios, personal contratado, han participado en las sesiones de sensibilización impartidas dentro del programa RedES.