Desarrollo Solidario

La pobreza no es un estereotipo

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha lanzado la campaña estatal de sensibilización y movilización social La vida misma, que está centrada en la realidad de las personas en situación de exclusión social o en serio riesgo de padecerla. El leitmotiv de esta iniciativa es que no todas las personas tenemos la misma vida, pero todas somos parte de la vida misma.

Víctor Ruiz

Las personas y los colectivos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad están sumergidos en un profundo mar de obstáculos. Entre todos ellos, uno de los más difíciles de salvar está relacionado con los mitos y estereotipos en torno a sus circunstancias. Estos estigmas creados por la sociedad suponen una losa añadida que los hunde aún más en la exclusión. Sin embargo, podemos y debemos intervenir para transformar esa realidad y mejorar las vidas de estas personas.

Para abordar este desafío, es necesario construir una corriente ciudadana comprometida, participativa y solidaria, que, a través del diálogo, la convivencia y la celebración de la diversidad, reflexione sobre los problemas que acucian a nuestra sociedad.

Las personas sin hogar son las primeras que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en conceptos como vulnerabilidad o exclusión social, pero, en distinta medida, y bajo diferentes circunstancias, todos nos hemos sentido vulnerables en algún momento de nuestra vida. Una ruptura sentimental, la pérdida de un trabajo o una enfermedad son ejemplos comunes de este tipo de situaciones.

En este contexto, nace la campaña La vida misma, impulsada por el área de Desarrollo Solidario de la Orden, que condensa esta idea bajo el lema No todos tenemos la misma vida, pero todos somos parte de la vida misma. La finalidad es dar a conocer la realidad de las personas sin hogar y en situación de vulnerabilidad con las que convivimos, incrementar la conciencia social y fomentar la cultura de la responsabilidad, la implicación social y la solidaridad.

Esta iniciativa persigue cuatro objetivos fundamentales: reducir la estigmatización que sufren las personas sin hogar; identificar y conocer datos de esta realidad y otras situaciones de vulnerabilidad; desmontar mitos y demostrar que estas condiciones son más cotidianas y cercanas de lo que creemos, y provocar una reflexión que incite a la acción a través de pequeños gestos.

La campaña cuenta con la subvención del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través de fondos del IRPF de la casilla de Otros Fines de Interés Social de la declaración de la renta.

Una casa de cartón para visibilizar la exclusión social

La vida misma incluye una exposición que propone un juego interactivo que invita a la reflexión tras dar a conocer, en el interior de una casa de cartón, la vida cotidiana de cuatro perfiles diferentes: una persona sin hogar, un trabajador pobre, una familia en situación de pobreza severa y un matrimonio de ancianos víctima de la pobreza energética. La muestra recorrerá hasta junio de 2019 las diferentes provincias donde la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios tiene presencia.

Todos los vídeos, testimonios y materiales de la campaña La vida misma se encuentran en la página web www.lavidamisma-sjd.org. Además, a través de esta página se informará de los lugares y las fechas donde estará la exposición.

Un proyecto global de sensibilización

La campaña La vida misma está enmarcada dentro de un programa de sensibilización a nivel estatal y que la Provincia Bética impulsa en Andalucía, Madrid, Extremadura y Canarias. La finalidad del proyecto es romper estereotipos y aumentar la aceptación y el apoyo a la realidad de las personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad y exclusión social. Se trata de reforzar los vínculos sociales de estos colectivos con el resto de la sociedad por medio de herramientas participativas e inclusivas. El programa desarrolla dos itinerarios de intervención: uno sobre difusión, concienciación y sensibilización, y otro de participación y acción. La iniciativa tiene una proyección plurianual y se pone en marcha este año a través de La vida misma.