Formación

Una apuesta por la formación de nuestros profesionales

Después de un año de trabajo, tuvo lugar el acto de clausura de la primera edición del curso de formación local sobre cuestiones institucionales. Un grupo de 30 profesionales del Hospital San Juan de Dios de Córdoba se reunieron para poner fin al esfuerzo realizado durante el curso 2018-19. En dicho acto intervinieron el Superior y el Gerente del centro para poner en valor este tipo de iniciativas, conscientes de que ello redundará en una atención acorde con la filosofía que emana del espíritu juandediano.

Hermano Isidoro de Santiago Sánchez*

A lo largo de todo este tiempo, los alumnos han podido conocer y/o profundizar en aspectos relacionados con la vida de San Juan de Dios, los principios y valores de la orden, la carta de identidad, el papel de los colaboradores en esta institución, el modelo asistencial de nuestro hospital cordobés, así como otras cuestiones relacionadas con éste, a saber: la bioética, el desarrollo solidario, la pastoral, la humanización y la misión compartida.

Ocho módulos formativos impartidos por especialistas en las diferentes materias, tales como el hermano Calixto Plumed, así como los colaboradores, Francisco Benavides, Fabián Campos, Enrique Cantillo, Antonio Luis Raya y José María Galán. La coordinación del curso estuvo a cargo del hermano Isidoro de Santiago, Superior del hospital de la ciudad de los califas.

Siguiendo las indicaciones del equipo provincial de formación institucional para los colaboradores, la dirección de nuestro centro hospitalario viene impulsando este tipo de acciones convencida de que hay una necesidad imperiosa por transmitir el carisma a los nuevos profesionales que se van incorporando, así como a todos aquellos en los que se detectan algunos déficits en las citadas materias. No se puede amar lo que no se conoce, no podemos ser los brazos prolongados de nuestro fundador, si no conocemos los motivos profundos que le llevaron a comprometerse con los más débiles y necesitados a los que socorría por las calles de Granada.

Si queremos que el espíritu de Juan de Dios perdure en el tiempo, debemos impulsar una formación seria y comprometida, dirigida a los colaboradores de los centros

Esto es precisamente lo que han venido trabajando estas personas, el núcleo, el meollo, la esencia del carisma juandediano. La metodología ha sido rica y variada: exposiciones, debates, mesas redondas, así como el esfuerzo realizado en la elaboración de los trabajos de fin de curso. Todo ello ha provocado un interés y una valoración muy positiva de dicha formación. También hemos de destacar las diferentes tutorías que muchos de estos alumnos fueron realizando con el coordinador del curso según sus necesidades: contrastar pareceres, clarificar dudas o marcar líneas de compromiso desde sus responsabilidades laborales en el centro.

Al concluir esta formación, se realizó un viaje a Granada con el fin de visitar, de la mano de Francisco Benavides, los lugares más señeros relacionados con nuestro fundador. Una interesante experiencia que sirvió de broche final del curso.

Y seguimos adelante, con la puesta en marcha de la segunda edición. Veinte profesionales más se disponen a profundizar e impregnarse de los rasgos más identitarios de nuestra institución.

UNA INSTITUCIÓN QUE DEJA HUELLA

1.- Hablar de San Juan de Dios es hablar de responsabilidad, calidad, respeto, espiritualidad y Hospitalidad. Me siento orgullosa de haber tenido la oportunidad de profundizar en la figura de San Juan de Dios y de seguir sus pasos, para continuar así con nuestros proyectos de humanización en el ámbito hospitalario.

(Magdalena Pedregosa González, enfermera de urgencias)

 

2.- Lo más nuclear de la Orden Hospitalaria es la atención al paciente, desde los valores que diferencian a nuestra Institución de otras. Valores que nos han diferenciado en el pasado y los cuales deben seguir siendo los cimientos sobre los que construir el futuro.

 

(Gonzalo García Barrios, administrativo)

 

3.- El carisma es la esencia de la Orden, es lo que la hace distinta a otras organizaciones. Es el carisma el que te hace sentir afortunado por pertenecer a la Orden y de participar de la historia de San Juan de Dios.

 

El curso consigue crear una conciencia de lo que conlleva formar parte de esta institución. Conocer la historia de San Juan de Dios, la forma de trabajar que creó, que sigue presente a día de hoy y que ha servido de ejemplo para toda la Enfermería.

(Vicente Moreno Linares, enfermero de quirófano)

 

4.- El alma de la Institución ni cansa, ni descansa: es aliento, cobijo, ternura, comprensión... Y cuando la noche sosiegue los pasillos, sean nuestros pasos los que en cada puerta, en cada habitación, donde  anide la aflicción regalemos ternura y esperanza.

(Clara Nevado Toledano, enfermera de hospitalización)

 

 

* Superior del Hospital San Juan de Dios de Córdoba