Formación

Los cuidados paliativos son un compromiso humano

Alrededor de 350 personas han participado en las 34 Jornadas de Enfermería San Juan de Dios, donde se ha tratado un tema de gran relevancia sanitaria y social.

Sandra Melgarejo

Los días 15 y 16 de marzo, el Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos acogió las 34 Jornadas de Enfermería San Juan de Dios, a las que asistieron unas 350 personas y una decena de ponentes de alto nivel. Pablo Plaza, director de Enfermería del centro, recordó el objetivo de este encuentro, “el desarrollo y humanización” de la profesión enfermera. El título de esta edición fue Enfermería y Cuidados Paliativos: un compromiso humano.

“Es necesario incluir estos cuidados como elemento básico de los sistemas de salud, que se solucione la falta de políticas en este sentido, que se garantice el acceso a los medicamentos esenciales y que se fomente el conocimiento entre los profesionales sanitarios y la sociedad en general sobre los beneficios de esta asistencia”, señaló, en la inauguración, José Antonio Soria O.H., superior de la Provincia Bética de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

“La Orden Hospitalaria siempre ha realizado un esfuerzo en este campo, especialmente en la formación continuada de sus profesionales para que adquieran los conocimientos, habilidades y actitudes que garantizan una atención integral, continuada e individualizada, que respeta la dignidad del enfermo en situación terminal y a sus familiares”, afirmó Soria.

Cuidados paliativos en Salud Mental

Durante su ponencia, Laura Rozalén, enfermera y presidenta de la Comisión de Cuidados Paliativos del Centro San Juan de Dios, indicó que “pocos estudios plantean la actuación que hay que seguir para brindar cuidados paliativos de calidad a personas que padecen una enfermedad mental”. La enfermera detalló que la escasa literatura al respecto desvela que “existen diferencias a la hora de brindar cuidados paliativos a personas que tienen una patología psiquiátrica frente a quienes no la padecen”.

“Debemos ser conscientes de que los cuidados paliativos son un derecho de todos. La presencia de estigmas y prejuicios en la enfermedad mental provoca una atención sanitaria pobre y escasa en las fases finales de la vida. El personal sanitario debe tomar conciencia de la importancia que supone recibir una atención paliativa de calidad y, para ello, se necesita una formación adecuada y especializada”, apuntó Rozalén. 

Por su parte, Lydia Feito, profesora de Bioética en la Universidad Complutense de Madrid, afirmó que son muchos los problemas éticos ligados a la toma de decisiones en el ámbito de los cuidados paliativos, especialmente por estar vinculados al final de la vida. “La clave para dicha toma de decisiones ha de ser una deliberación prudente sobre todos los valores en juego, con especial atención a la vulnerabilidad y el sufrimiento, y también a la autonomía de las personas”, apuntó.

En la misma línea, Enric Benito, miembro de Honor de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), comentó que humanizar el proceso de morir es reconocer la vulnerabilidad y la dignidad del ser humano. “Controlar los síntomas físicos es lo más fácil, pero no lo único. Si solo atendemos lo efímero y material, y descuidamos que nos encontramos en uno de los momentos de máxima intensidad vital y antropológica, vamos a hacer un pobre acompañamiento”, dijo.

Musicoterapia en cuidados paliativos

Juan Manuel Morillo, profesor del Máster de Cuidados Paliativos de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia “San Juan de Dios”, Universidad Pontificia Comillas, habló de los beneficios de la musicoterapia en los cuidados paliativos: “La música es un fenómeno humano que conecta directamente con las emociones y con la memoria autobiográfica. Las experiencias de acompañamiento al final de la vida desde la musicoterapia y la evidencia científica disponible respaldan su uso en el ámbito de los cuidados paliativos al mejorar la calidad de vida y ciertos parámetros fisiológicos, además de facilitar el acompañamiento en las necesidades espirituales de la persona”.

El cuidado solo llega a una de cada diez personas

El Atlas Mundial de Cuidados Paliativos al Final de la Vida, publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza Mundial de los Cuidados Paliativos (WPCA), revela que solo una de cada diez personas recibe la atención sanitaria necesaria para aliviar el dolor, los síntomas y el estrés causados por enfermedades graves. Según este documento, un tercio de todas las personas que necesitan estos cuidados sufre cáncer; el resto, dolencias degenerativas que afectan a diferentes órganos.