Pastoral

Dimensión evangelizadora y pastoral de la Orden Hospitalaria

Sonia Moreno Guinea*

Como institución perteneciente a la Iglesia, la misión primordial de la Orden Hospitalaria es la evangelización: “Nuestra misión es evangelizar el mundo del dolor y del sufrimiento a través de la promoción de obras y organizaciones sanitarias y/o sociales que presten una asistencia integral a la persona humana, siguiendo el estilo de San Juan de Dios, nuestro fundador.”[1]

Por el don y el carisma que recibió San Juan de Dios, y del que nosotros también somos depositarios en la Iglesia, la Orden evangeliza desde una lectura del Evangelio en clave de misericordia y hospitalidad.

Para la Iglesia, evangelizar significa llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro y renovar a la misma humanidad (Evangelii Nuntiandi, nº 18). Esta Buena Noticia debe ser proclamada, primero, mediante el testimonio (E.N. 21).

La Iglesia nace de la misión evangelizadora de Jesús y de los apóstoles. Nacida de la misión de Jesucristo, la Iglesia es a su vez, enviada por Él: “como el Padre me envió a mí al mundo, así os envío yo también al mundo” y también: “Id al mundo entero a anunciar la Buena Noticia”. La Iglesia es enviada al mundo para evangelizar a todos los hombres.

Evangelizar, afirma el beato Pablo VI, constituye la dicha y la vocación propia de la Iglesia y su identidad más profunda (E.N. 14). Ella existe para evangelizar, ella prolonga y continúa la misión evangelizadora de Jesús. El envío de Jesús a evangelizar no va dirigido solo a los apóstoles, sino a todos sus discípulos que por el bautismo hemos sido incorporados al cuerpo de Cristo que es la Iglesia, el nuevo Pueblo de Dios.

Juan Pablo II impulsó la “Nueva evangelización” que ha tenido una importante repercusión en la Iglesia: Se trata de la evangelización de siempre, que debe ser nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión. A raíz de ello, la Orden habla de “Nueva hospitalidad”: Consiste en vivir y manifestar hoy el don que hemos heredado de San Juan de Dios con un lenguaje nuevo, unos gestos y métodos de apostolado que respondan a las necesidades y expectativas del hombre y la mujer que sufren[2].

En resumen, la evangelización es la raíz y el fundamento de la misión de la Orden Hospitalaria. Consiste en seguir las huellas de Cristo, así como vivir y manifestar hoy el don que hemos heredado de San Juan de Dios.

Cuando hablamos de evangelización, habitualmente hablamos también de pastoral. La pastoral es un servicio propio de la Iglesia a las personas y a la comunidad humana de un tiempo y un lugar, para que respondan a su vocación. Se trata de ayudar a los hombres y mujeres para que den respuesta y, así, acontezca el Reino. Es la acción práctica de la Iglesia, y se lleva adelante mediante tres dimensiones: la Palabra, la presencia sacramental y el servicio a las personas concretas a través del testimonio de vida. Cuando hablamos de pastoral, podemos hablar de una pastoral en general, y de una pastoral especializada, por ejemplo pastoral de la salud, pastoral juvenil, penitenciaria, social, etc.

Como ya se ha recogido con anterioridad, nuestra forma de evangelizar se hace real y concreta a través de la hospitalidad. Es nuestra forma de ser Iglesia y de hacer presente a la Iglesia en el mundo, visibilizar la misericordia y la hospitalidad evangélica, el carisma que Juan de Dios recibió. Un carisma que los hermanos viven desde su consagración religiosa, pero que también sus colaboradores como laicos bautizados, y otros desde sus creencias concretas o motivaciones humanas, estamos llamados a compartir.

La tarea de la evangelización es propia de todo el pueblo de Dios, de todos los bautizados y que su derecho y su deber de anunciar la Buena Nueva arrancan del bautismo.

Por tanto, todos en nuestros centros, hermanos, trabajadores, voluntarios y bienhechores estamos llamados y orientados en nuestra labor cotidiana a la realización de la misión fundamental que la Orden tiene y que es su razón de ser, es decir, a ser evangelizadores o agentes activos de la pastoral en el sentido amplio. Cada uno de acuerdo a su responsabilidad.

BIBLIOGRAFIA:

-       La Pastoral según el estilo de San Juan de Dios (Roma, 2012)

-       Pablo VI. Exhortación apostólica "Evangelii Nuntiandi". La evangelización del mundo contemporáneo (Roma, 1975)

 

*Agente de Pastoral Hospital San Juan de Dios de Sevilla



[1] Carta de Identidad de la Orden de San Juan de Dios. 1.3.

[2] Declaraciones del LXIII Capítulo General de la Orden. Bogotá, 1994.