Pastoral

La Pastoral es visitar a un amigo, Jesús de Nazaret

Las visitas a la Capilla son momentos de gran intimidad y de una profunda sinceridad para los usuarios del centro San Juan de Dios de Las Palmas de Gran Canaria, quienes tras un canto inicial y una oración se sienten más cerca de Jesús de Nazaret y conectan con el ámbito más profundo de la fe. El coordinador del Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER) del centro grancanario, Fernando Afonso, relata la importancia que tienen las actividades espirituales para los usuarios y para sus familiares, quienes agradecen la atención plena que les ofrece la Orden Hospitalaria.

Isabel Durán

El cariño y la sonrisa de los usuarios, que se sienten plenos con la atención espiritual y religiosa, es la mejor prueba de que este servicio tiene una gran repercusión en su día a día y en su desarrollo personal. Afonso asegura que “les gustan las actividades espirituales y religiosas, porque suele hacérseles protagonistas y porque para ellos, de forma general, Jesús de Nazaret es su amigo”. Los usuarios, según sus diferentes posibilidades y según sus diversas realidades personales y familiares, le dan gracias, le ruegan o le piden perdón, por alguna situación concreta. “Tanto a través de canciones como en oraciones, les gusta sentirlo cerca, es una experiencia de la que disfrutan, especialmente los adultos con discapacidad, ya que es la visita a su amigo Jesús”, relata el coordinador del SAER.

En ese sentido, generalmente, las familias se implican en la formación pastoral y participan de forma activa en ella e incluso llegan a demandarla. Hace unos años el centro comenzó a trabajar en la detección de las necesidades espirituales de las familias, a pesar de ser un campo poco desarrollado. La Carta de Identidad de la Orden Hospitalaria tiene en cuenta los ámbitos biológico, psicológico, social y espiritual, por lo que se brinda una atención integral que no puede dejar de lado la salud espiritual, tanto de los usuarios como de sus familiares. Este plan de trabajo se llama Caminando con la familia y “parte de las necesidades que tienen las familias en este ámbito, para ir aterrizar en los aspectos básicos sobre el sentido de la vida”, explica Afonso.

Uno de los pilares de la formación pastoral es desarrollar valores humanos y/o cristianos a través de diferentes actividades, ya que en los centros de la Orden Hospitalaria estos aspectos se viven a flor de piel y se lleva al terreno espiritual y religioso, intentando que el usuario pueda profundizar en ellos. Según Afonso, “se trata de encontrar el sentido de la vida, y no quedarse en la superficie”.

El Servicio de Atención Espiritual y Religiosa trabaja en coordinación con los diferentes equipos técnicos del centro con el objetivo de garantizar un óptimo servicio a los usuarios. El coordinador del SAER considera que la principal dificultad con la que se encuentran los agentes de pastoral es la falta de tiempo para desarrollar de forma directa las actividades con los usuarios, ya que normalmente solo llevan a cabo una sesión semanal con los grupos.

Además, Fernando Afonso destaca el ambiente de gran confianza, confidencialidad y fraternidad en el que se vive y se desarrollan las actividades de pastoral. “Son momentos de un gran respeto e intimidad de la persona, porque en esos momentos estamos pisando terreno sagrado”, concluye.

En el centro de San Juan de Dios de Las Palmas de Gran Canaria se desarrollan diferentes actividades relacionadas con la Pastoral, siempre adaptadas a las capacidades y competencias de los usuarios, para abordar este ámbito de la formación de la manera más cercana posible.

Escuela Infantil de Intervención Temprana (Escuelita): con alumnos más mayores trabajan los diferentes valores cristianos a través de títeres y marionetas, como Federico, una marioneta que se ha ganado el cariño de los niños. 

Colegio (Infantil, Primaria y Tránsito a la Vida Adulta): abordan los valores cristianos, las fechas litúrgicas y las festividades importantes. Cada curso eligen un lema para centrar las actividades y este año es La vida es un regalo, ¡regálala!

Centro de Día de personas adultas con discapacidad intelectual y personas adultas con discapacidad intelectual de Residencia: cada semana los usuarios alternan una sesión de catequesis con una de relajación y de iniciación a la oración. Además, también se lleva a cabo un acompañamiento religioso y/o espiritual a los usuarios de estos servicios.

Personas adultas de la Mini Residencia de Salud Mental: desarrollan una sesión semanal de relajación y de iniciación a la oración. Asimismo, en los momentos litúrgicos importantes se les imparte una catequesis, acompañamiento espiritual y religioso. En Navidad se realiza un encuentro con Centros de Salud Mental de la Isla con los que se comparte una tarde de teatro, villancicos, cuentos… Además, se realiza un acompañamiento espiritual y/o religioso de los usuarios.

Acompañamiento a las personas del Servicio de Rehabilitación: Acompañamiento espiritual y/o religioso de las personas que son atendidos por el Servicio de rehabilitación.