Reportaje

Cuatro años de dedicación a los más pequeños

El entorno quirúrgico no es el más idílico para un niño pequeño, son muchos los miedos y monstruos que aparecen en su mente al pasar por este trance. Al estrés derivado de la intervención en sí misma, se suma la impresión que genera un espacio lleno de instrumental médico con el que no se sienten familiarizados. Sin embargo, todos los profesionales del área de Cirugía Pediátrica del Hospital San Juan Grande de Jerez se afanan, cada día, por convertir su estancia en una gran aventura. Y es que los pequeños superhéroes también se ponen enfermos.

Laura Martín

Desde que entrara en funcionamiento en 1927, el Hospital San Juan Grande de Jerez trabaja para incorporar a su amplia cartera de servicios mejoras que ayuden a la calidad de vida de los ciudadanos. Con este objetivo, se creó hace cuatro años el programa de Cirugía Pediátrica, actualmente coordinado por el doctor Cristóbal Bernal.

Desde entonces, esta unidad ha atendido a una media de 350 pacientes al año. Inicialmente, se puso en marcha llevando a cabo procesos poco complejos, desde el punto de vista clínico, como casos de fimosis o pequeñas lesiones de tejidos blandos en pacientes que no superaban la media de 3,5 años ni los 15 kilos.

Un servicio de vital importancia para Cádiz

La labor que se realiza desde esta área médica en el Hospital San Juan Grande de Jerez es vital para la región, ya que los últimos datos desvelan que Cádiz es una de las provincias andaluzas que ha registrado, en los últimos años, un menor número de cirujanos pediátricos en relación a la población que atiende.

Esta especialidad permite conocer en detalle todas aquellas patologías que desarrolla un niño desde el nacimiento hasta la adolescencia. Los niños pueden desarrollar las mismas enfermedades que los adultos con alguna pequeña variante, pero también otras específicas que solo se ven en edades pediátricas como la anomalías congénitas, ya sean digestivas, pulmonares, cardíacas o del sistema nervioso central u otras como las hernias inguinales, la fimosis o malformaciones de diversa índole.   

El doctor Cristóbal Bernal explica que, actualmente, una vez asimilada la actividad, tanto en el área quirúrgica como en las rutinas de planta desarrolladas por el personal de enfermería, “se ha ampliado el espectro de patologías tratadas y la edad de los pacientes, hasta los 14 años, así como las sesiones de quirófano, que se han incrementado de una a dos por semana y, en función de la demanda asistencial, incluso se ha programado un quirófano extra”.

Una de las patologías más frecuentes, cita el doctor Bernal, son los trastornos de la pared abdominal (hernias inguinales y umbilicales), junto a la fimosis, seguida, en menor medida, por las hipospadias, los quistes de cola de ceja y dermoides, entre otros.

Miedo a lo desconocido

Cualquier niño que va a ser intervenido quirúrgicamente crea en su mente una situación más aterradora y grave que la experiencia real.

Pero no solo el paciente es el que genera estos miedos y fobias, también sus familiares sienten esa inseguridad y miedo a lo desconocido.

“Sin lugar a dudas, una de las principales preocupaciones de los padres cuando se les comunica que su hijo debe pasar por quirófano es todo lo relacionado con la anestesia y sus complicaciones y, en menor medida, el proceso quirúrgico en sí, del que se le informa con detalle previamente, despejando dudas e inseguridades”, apunta el doctor Bernal. No obstante, aclara, “el servicio cuenta con la destacada experiencia del doctor Emilio Castaño, especialista en Anestesiología Pediátrica”.

El trato directo que mantienen en todo momento con los enfermos y sus familias pretende eliminar barreras y naturalizar la estancia en el centro hospitalario.

Avances en cirugía pediátrica

La cirugía pediátrica es una de las especialidades que más ha evolucionado gracias a grandes avances como los nuevos diagnósticos por imagen, el desarrollo y adaptación de nuevo instrumental como cistoscopios, y nuevas técnicas y materiales de tamaño reducido para realizar intervenciones a través de laparoscopia. No obstante, el mayor avance de esta especialidad, ha sido la evolución que ha tenido la anestesia pediátrica hasta la actualidad, disminuyendo la morbimortalidad.

Pacientes pediátricos

La Organización Mundial de la Salud establece que un centro y un profesional que no trate al menos a 200 pacientes pediátricos al año no está acreditado para desarrollar dicha actividad. El Hospital San Juan Grande de Jerez atiende en torno a 350 pacientes de media cada año.