Reportaje

La ilusión de Pilar camina de nuevo

El Hospital San Juan de Dios de Córdoba ha intervenido con éxito a una niña guineana con enfermedad de Blount, una patología rara que le había provocado una gran deformidad en las piernas que le impedía andar con normalidad. La operación se ha podido llevar a cabo gracias a la Obra Social del centro, las Teresianas y la aportación de personas anónimas cuya solidaridad ha permitido su traslado desde Malabo para ser intervenida.

Olga Pérez Barbero

 

La presencia de Pilar, de siete años y natural de Malabo (Guinea), revolucionó hace unas semanas los quirófanos, la UCI y la planta de hospitalización pediátrica del Hospital San Juan de Dios de Córdoba. A pesar de la complicada operación a la que tuvo que someterse para superar la deformidad cada vez mayor de sus piernas, que le impedía caminar con normalidad, en ningún momento perdió la sonrisa, ni dejó de contagiarla.

Pilar tiene la enfermedad de Blount, también conocida como tibia vara, una alteración del desarrollo que afecta al cartílago de crecimiento proximal de la tibia. Es poco frecuente y su etiología no es clara, aunque sí es más común en niños con ascendencia africana. La detección y tratamiento precoz, en este tipo de patología, es clave para una resolución óptima sin tener que recurrir a la cirugía, pero, en este caso, la enfermedad se encontraba en un estadio 4, muy avanzado, lo que estaba repercutiendo en el desarrollo normal de la movilidad y en el día a día de la pequeña.

La historia llegó hace dos años a oídos de Verónica Arroyo, traumatóloga del centro de la Orden Hospitalaria en Córdoba, a través de una amiga cuya tía se encontraba como voluntaria de las Teresianas en la región donde vivía Pilar, pero cuestiones burocráticas retrasaron su traslado. Esto hizo que el avance de la enfermedad fuera mayor y, aún así, subsanable mediante una  compleja intervención quirúrgica que ha llevado a cabo el equipo de Traumatología del Hospital, encabezado por la doctora Arroyo, y que ha contado con la colaboración de especialistas en la inserción de fijadores y un equipo multidisciplinar que la ha atendido desde su ingreso, hasta el alta.

 

Equipo multidisciplinar

En la intervención, que tuvo lugar el 3 de mayo, se procedió a la corrección de la tibia mediante osteotomía y colocación de un fijador ‘TL Hexápodo’, donado por MBA, que permitirá una rectificación de la deformidad de manera gradual, en unos seis meses, tras los cuales este fijador será retirado. Como explica Verónica Arroyo, se trata de una cirugía complicada “sobre todo por la instalación del sistema que va vinculado a un software a través del cual se va estableciendo, de manera paulatina, el grado de corrección de la tibia’, y añade que la niña, que está acompañada por su madre, se está recuperando según lo previsto.

Además del equipo de Traumatología, Anestesiología y enfermería de Quirófano y Hospitalización,  han estado implicados los servicios de UCI y Pediatría del centro de la Orden Hospitalaria.

Una suma de solidaridad

Pero además de la colaboración médica, y el trabajo en equipo de los diferentes servicios del hospital, la operación de Pilar no hubiera sido posible sin una suma de solidaridad encabezada por la familia Toro Egea y más en concreto por Olga Toro Egea, colaboradora en el colegio Virgen María que la institución Teresiana tiene en Malabo. Esta voluntaria, junto a su familia inició los trámites y movilizó a un grupo de personas anónimas para hacer posible el traslado de la niña, y también contó con la colaboración de las Madres Teresianas.

Por su parte, la Obra Social ‘Hermano Bonifacio’ del Hospital San Juan de Dios ha puesto a disposición de la familia todos los medios instrumentales y recursos humanos necesarios para hacer frente a esta intervención quirúrgica y a la total recuperación de la pequeña antes de que regrese a su país.

Un centro referente en Traumatología

El Hospital San Juan de Dios de Córdoba tiene una importante trayectoria traumatológica que lo ha convertido en centro de referencia en la provincia en esta especialidad, en la que sigue avanzando. De hecho, recientemente, Miguel Ángel Aguayo Galeote ha sido designado como nuevo jefe del Servicio de Traumatología, con el objetivo de reforzar el área e iniciar una nueva etapa en la que continuar creciendo en este ámbito.

Durante 2018, del total de intervenciones quirúrgicas que se realizaron en el centro de la Orden Hospitalaria, el 38 por ciento pertenecía a la especialidad de Traumatología, un dato que pone de relieve la importancia que mantiene este servicio en el centro, al igual que el número de consultas externas, que supone un 44 por ciento sobre el total de 120.688 que se registraron el año pasado.

El Servicio de Traumatología del centro de la Orden Hospitalaria se ha caracterizado siempre por mantenerse a la vanguardia de los tratamientos e intervenciones quirúrgicas en este ámbito, y el objetivo de esta nueva etapa es ampliar la cartera de servicios para reforzar aún más esta especialidad.