Reportaje

Cuando la atención sanitaria ayuda a empoderar al paciente

La creación de una unidad multidisciplinar para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la patología mamaria en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe da respuesta a la necesidad de mejora en la fase diagnóstica, tratamiento y seguimiento de esta enfermedad, una de las más prevalentes entre la población femenina pero, sobre todo, aporta un abordaje integral que sitúa a la paciente en el centro del proceso, dotándole de herramientas para su autocuidado, escuchando sus necesidades y atendiendo a sus expectativas.

Esther Parejo

Aproximadamente una de cada diez mujeres desarrollarán un cáncer de mama a lo largo de su vida. El futuro parece avanzar hacia la mejora de los métodos de diagnóstico precoz y el conocimiento de nuevos factores pronósticos relacionados con alteraciones genéticas, junto con la introducción de nuevos sistemas terapéuticos.

La patología mamaria exige un abordaje multidisciplinar al estar implicado una gran variedad de profesionales tanto del ámbito de la atención primaria como de atención hospitalaria siendo además imprescindible, una perfecta coordinación que garantice la continuidad asistencial. La ventaja de la implicación de un grupo de profesionales de distinta formación y áreas de conocimiento, es clara, pues se garantiza la respuesta a todos los aspectos de la enfermedad y expectativas de la paciente.

La nueva unidad de patología mamaria del Hospital del Aljarafe tiene como objetivo mejorar la asistencia de las pacientes con patología mamaria y responder a las necesidades y expectativas tanto de éstas, como de los profesionales.

“Este principio es el pilar fundamental sobre el que debe vertebrarse todo el organigrama y plan de actuación, buscando una atención integral en sus aspectos médicos, psicológicos, quirúrgicos, oncológicos y relacionales, hasta conseguir la plena satisfacción de todos los implicados. Es un largo y laborioso camino, lleno de entrega por parte de los profesionales para que de forma coordinada se consiga generar mejores resultados en salud, confianza, optimismo y por qué no felicidad, a los pacientes y su entorno”, afirma el jefe de servicio de cirugía, Antonio Amaya.

“Si bien en nuestro centro el trabajo de los diferentes equipos relacionados con la patología mamaria, que incluye a radiólogos, patólogos, cirujanos generales, ginecólogos y oncólogos, está organizado en torno a una Comisión Multidisciplinar de valoración de casos y toma de decisiones, era necesario dar un paso adelante en la coordinación e integración de la asistencia sanitaria de este grupo de pacientes”, explica Amaya.

Guiados por las recomendaciones de los Grupos de Procesos Integrales Operativos Locales y las guías de consenso que avalan el éxito alcanzado por otras unidades multidisciplinares, se han establecido puentes entre atención primaria y atención especializada, entre médicos y personal de enfermería, entre diferentes especialidades, con el apoyo y la implicación directa de los órganos directivos relacionados. La ruptura con esquemas asistenciales clásicos, no transversales, han  agilizado la toma de decisiones y el seguimiento coordinado de estas pacientes.

La importancia de un diagnóstico precoz

La fase diagnóstica se convierte en la puerta de entrada a la unidad para pacientes derivadas que presenten signos o síntomas sospechosos de patología mamaria o hallazgos sospechosos o no en pruebas de imagen solicitadas desde atención primaria fuera del programa de screening.

“Se pretende evolucionar hacia el trabajo en ‘acto único’ en la unidad diagnóstica, es decir, el mismo radiólogo realizaría de forma secuencial e integrada todas las pruebas que considerase oportunas para llegar a un diagnóstico definitivo de la paciente (mamografía, ecografía, biopsia percutánea, resonancia de mama, etc.) con un informe único.”

Tal y como han señalado otras unidades de patología mamaria como la del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, la posibilidad de solicitar pruebas de imagen desde atención primaria en casos de sospecha, unido al diagnóstico en ‘acto único’ en radiodiagnóstico, permite una atención ágil y un diagnóstico rápido en pacientes con probable cáncer de mama. “Esta vía de derivación ha evitado pasos que no aportan valor y que alargan el proceso diagnóstico”.

De paciente a paciente, humanizando la asistencia

Sin duda, el acompañamiento de los y las pacientes con cáncer de mama forma parte activa en su proceso de curación. En este sentido, asociaciones de pacientes, voluntarios y pacientes expertos relacionados con la Escuela Andaluza de Salud Pública, darán respuesta a numerosas interrogantes y situaciones que se presenten a pacientes y familiares durante el largo y difícil camino de la enfermedad.

Esta actuación se realizará de forma integrada, complementaria y coordinada con la actividad puramente asistencial realizada por los profesionales sanitarios miembros de la Unidad. Para ello, desde la Unidad se promocionarán talleres, coloquios, jornadas, encuentros y todas aquellas sesiones informativas y formativas dirigidas a enseñar al paciente las mejores formar de cuidar y autocuidarse, a escuchar sus necesidades y atender a sus expectativas, a mostrar el apoyo y aliento necesarios para afrontar y superar este trance en la vida.