Reportaje

El servicio de angiología y cirugía vascular avanza en la búsqueda de nuevos tratamientos

El Hospital San Juan de Dios de Tenerife dispone, entre sus múltiples servicios, de una unidad específica dedicada al diagnóstico y tratamiento de todas aquellas patologías vasculares que cualquier persona puede padecer en algún momento de su vida. Dirigida por la especialista Rocío Álvarez, esta área ofrece una atención integral al paciente y cuenta con la tecnología más avanzada

Ana Ferrera

Una gran parte de la población experimenta problemas de salud relacionados con enfermedades vasculares como las obstrucciones arteriales o las varices e insuficiencia venosa crónica, trombosis venosa y úlceras venosas, entre otras. Además de por su frecuencia, muchas de ellas condicionan distintos grados de incapacidad y disminución de la calidad de vida.

En este contexto, la angiología es la rama de la medicina que se encarga del estudio y tratamiento de estas enfermedades, que afectan a las venas, las arterias y los vasos linfáticos, siendo la cirugía vascular la encargada de su tratamiento quirúrgico.

En la actualidad, el Hospital San Juan de Dios de Tenerife cuenta con una consulta de angiología y cirugía vascular que ofrece una atención integral al paciente con patología vascular para acceder a las técnicas diagnósticas y terapéuticas más actuales junto con el servicio de radiología intervencionista (Dr. H. Vallés).

La especialista Rocío Álvarez es la responsable del servicio, una profesional con una dilatada experiencia en este campo.

Patologías y tratamientos

Este servicio dispone de múltiples técnicas para tratar las varices y arañas vasculares, trombosis venosas, síndromes postflebíticos, úlceras venosas, claudicación intermitente y otras formas de isquemia, aneurismas, necrosis en dedos, pie diabético, estenosis de carótidas, síndromes de hipertensión venosa pélvica y varices pélvicas, edemas linfáticos y postquirúrgicos y fístulas para hemodiálisis.

Dentro de estas opciones se incluyen el tratamiento de las varices con y sin cirugía (esclerosis, espuma, láser), la cirugía arterial directa (bypass) y endovascular o el tratamiento endovascular de los aneurismas de aorta (EVAR). También se realiza un abordaje terapéutico integral de las úlceras, incluyendo técnicas como la fototerapia y cromoterapia con luz polarizada, la fototerapia con láser o próximamente el tratamiento con plasma rico en plaquetas. Otras actividades son la presoterapia neumática y la realización de fístulas para diálisis.

Según explica la doctora Rocío Álvarez, “los avances tecnológicos en estos últimos años en todas las especialidades quirúrgicas han permitido un cambio en el tratamiento de ciertas patologías, son menos agresivos y la recuperación del paciente es mucho más rápida, y en muchos casos algunos de los tratamientos descritos anteriormente pueden realizarse en consulta en un periodo corto de tiempo”.

Pero para la Álvarez la prevención y el cuidado son siempre la mejor fórmula: “llevar una dieta equilibrada pobre en grasas y rica en fibra, beber abundante agua, no fumar y hacer ejercicio físico como montar en bici y subir las escaleras a pie son actividades que podemos incorporar en nuestro día a día con bastante facilidad y pueden contribuir a retrasar muchas de las patologías que asistimos en nuestro servicio”.

Una nueva técnica: la presoterapia

En julio de este año, el servicio de angiología y cirugía vascular del Hospital San Juan de Dios de Tenerife incluía en su cartera de servicios la presoterapia, una técnica que contribuye a mejorar la circulación sanguínea y linfática a través de la aplicación intermitente de presión en la zona a tratar, generalmente en las piernas, ya que son las extremidades que más sufren este tipo de procesos.

El objetivo de este tratamiento es ayudar a tratar el problema de las piernas hinchadas, que padece un amplio sector de la población y que se da sobre todo en las mujeres, más aún si viven en zonas calurosas.

La doctora asegura que las piernas hinchadas necesitan un abordaje conceptual amplio ya que generalmente subyace una causa vascular, por lo que es importante detectar el origen y poder prescribir un tratamiento adecuado, que puede contemplar fármacos, medias elásticas, ejercicio físico u otras técnicas mecánicas de drenaje que ayuden a disminuir esa inflamación como es la presoterapia.

La técnica consiste en la colocación de una especie de botas que cubren toda la extremidad y que contienen unas cámaras en su interior que se inflan y desinflan con una determinada cadencia, haciendo que la sangre vaya “progresando” a lo largo de la pierna. “Se trata de un procedimiento de drenaje, como si exprimiésemos las piernas del paciente para propiciar el bombeo de los vasos linfáticos y el sistema circulatorio”, explica Álvarez.

Los beneficios de esta técnica son múltiples y van desde la mejora de la circulación sanguínea y linfática con alivio de la pesadez y el cansancio de las piernas hasta la eliminación de toxinas, la reducción del estrés y la disminución de los edemas e inflamaciones secundarios a esguinces o cirugías traumatológicas.

Con esta nueva técnica, desde el Hospital San Juan de Dios de Tenerife se continúa trabajando para aplicar los más novedosos conocimientos médicos y quirúrgicos, con la máxima dedicación y atención personalizada.