Rostros

Juan Marrero O.H.: “El servicio a los enfermos siempre ha sido primordial en mi vida”

El hermano Juan Marrero se considera “una persona de fe”, con una vocación de servicio al prójimo que compagina con pequeños ratos dedicados a la poesía

 

Cuando el hermano Juan Marrero vuelve sobre sus pasos y recuerda su vida, asevera haberse sentido muy satisfecho y feliz. Su máximo interés ha sido la disponibilidad para servir, cualidad que fue inculcada por su madre. En su día a día, reconoce que la fe le mantiene. “Es mi fuerza y mi energía. La fe y la oración es lo que me lleva adelante”, asegura.

 

Isabel Cruz

 

Su vinculación con la Orden Hospitalaria San Juan de Dios se remonta al 25 de marzo de 1954, día en el que marcha de casa de sus padres, en La Laguna, hacia Ciempozuelos. El hermano Juan recuerda esta fecha con mucho amor ya que, un tiempo después, descubrió que Santa Teresa del Niño Jesús ingresó en la orden carmelita ese mismo día, coincidiendo con el Día de la Anunciación. Desde entonces, la ha concebido como su protectora.

 

Durante los siguientes 64 años pasó por diferentes países de Sudamérica, además de Roma, El Vaticano, Córdoba, Ciempozuelos, Granada, Jerez de la Frontera, Alcalá de Guadaira, Tenerife y Gran Canaria. “Donde me han mandado he ido con gozo y alegría, he tenido disposición para aceptar los cambios porque estoy aquí por fe y amor a Dios”, comenta. En este sentido, reconoce que ha vivido momentos muy felices y se muestra satisfecho por haber tenido, gracias a la Orden, “la posibilidad de conocer otras culturas, de aprender lenguas extranjeras, la gran dicha de vivir en la Ciudad del Vaticano y visitar Roma, admirando esa riqueza tan enorme de personajes tan ilustres que han llenado esas ciudades de arte, literatura y ciencia”.

 

Juan Marrero O.H. ha estado durante toda su vida en formación continua. Apunta que siempre le ha gustado estar preparado y capacitado para dar una respuesta a los enfermos. Antes de entrar en la Orden había estudiado Magisterio, y una vez dentro, estudió Enfermería y Fisioterapia. Sin embargo, para el hermano Juan, no sólo es la formación lo que influye en la atención al paciente, sino “la constancia, la perseverancia y hacerse cómplice de su enfermedad para poder vencerla”.

 

Desde el balcón del hermano Juan

 

El hermano Juan Marrero es conocido en la Orden Hospitalaria no sólo por la disponibilidad y fe que demuestra, sino también por su afición a la poesía. “Desde mi balcón” es la frase que culmina sus poemas, seguida de su firma y la fecha. El hermano explica su estilo de poesía como natural y real. “Es una poesía que intento que sea espiritual y alegre. Tengo mi estilo propio y hasta ahora todo lo que he recibido son comentarios agradables”, comenta.

 

Juan Marrero O.H. reconoce que al principio era “enemigo de escribir poesía”. Sin embargo, hubo un punto de inflexión cuando tituló uno de sus libros El encanto de las estaciones y una trabajadora de la Orden le recomendó que se hiciera poeta. Desde entonces, ha escrito tres poemarios con cincuenta poemas cada uno. El último, Poemario Isleño, fue publicado recientemente.

 

Durante su vida, no sólo ha escrito poesía, sino también artículos, relatos breves, historietas, libros e incluso una autobiografía, que publicará en 2025. El hermano Juan recuerda con claridad su primer artículo, que escribió en italiano y publicó en la revista del Colegio Internacional en 1962, en Roma. Además, colaboró durante algunos años en la revista Familia Hospitalaria, que fundó junto al hermano Fernando Lorente.