Rostros

Ernesto Ollero: “Es muy gratificante ver cómo los trabajadores crecen en las relaciones interpersonales”

Ernesto Ollero es jefe de producción del Centro Especial de Empleo La Paz de Alcalá de Guadaíra, donde ha establecido importantes vínculos con los trabajadores

Anaïs Ojeda

“Trabajar con personas con discapacidad es una aventura diaria. La peculiaridad del propio centro de Alcalá de Guadaíra hace que el día a día en la lavandería esté lleno de anécdotas y momentos emotivos al mismo tiempo”, explica Ernesto Ollero, que recuerda la fecha exacta en la que se incorporó a la familia de San Juan de Dios, el 14 de octubre de 2008.

Dos años después de incorporarse a la Orden como personal administrativo asumió el cargo de jefe de producción del centro, donde su trabajo le permite mantener un trato muy cercano con las personas que trabajan en el centro. “Se crea un vínculo casi familiar con cada uno de los trabajadores y te conviertes en un referente para ellos, en un confidente. Es muy gratificante ver cómo los trabajadores se dignifican a través del trabajo que desarrollan y crecen tanto a nivel personal como en las relaciones interpersonales”, asegura.

Antes de incorporarse a la Orden de San Juan de Dios, Ernesto Ollero no mantenía relación con la misma, más allá de conocerla por su vinculación con el pueblo de Alcalá de Guadaíra y sus famosas verbenas. “Aquí he crecido como profesional y como persona, he podido desarrollarme dentro de la Orden y quiero seguir haciéndolo y, en lo personal, los años me ha permitido forjar una familia”, concluye.