Salud Mental

Se abre el telón y las emociones afloran

El abordaje integral de la patología dual que realiza el equipo multidisciplinar de la Clínica Nuestra Señora de La Paz incluye una actividad pensada para fomentar la autoestima de los pacientes y la adquisición de nuevas habilidades: el teatro.

 

Sandra Melgarejo

 

Cuando se abre el telón, los actores de esta obra de teatro no aspiran a ganar un premio Max por su interpretación, sino a ser capaces de expresar las emociones que han mantenido ocultas durante tanto tiempo. En el reparto de esta función no hay personajes principales ni secundarios, todos se enfrentan a sus propias dificultades, sacan lo mejor de sí mismos y desarrollan un gran trabajo de cooperación y compromiso.

 

La compañía teatral en escena está formada por usuarios del Centro de Patología Dual de la Clínica Nuestra Señora de La Paz, en Madrid, donde se atiende a personas con cualquier adicción asociada a algún trastorno mental. Ellos son los protagonistas de las historias que producen, dirigen e interpretan. Incluso se encargan del vestuario, del decorado y del atrezo.

 

Entre bambalinas están Laura Martínez y Marta Díaz, animadoras socioculturales e impulsoras de esta iniciativa. “No pretendemos formar actores ni actrices, sino que los pacientes tomen conciencia de las emociones no expresadas y que trabajen las diferentes formas de comunicación con sus compañeros y consigo mismos, a través del arte de la dramatización”, explica Marta. Para ello, trabajan aspectos como el movimiento del cuerpo, la creatividad, la capacidad de juego, la improvisación o la espontaneidad.

 

Laura detalla que la idea de crear un grupo de teatro se le ocurrió hace ocho años. Desde 2010, cuando se puso en marcha la primera obra, ya son más de 250 personas las que se han beneficiado de esta actividad. “Al principio lo hacíamos a puerta cerrada, pero al poco tiempo nos dimos cuenta de que hacer la representación delante del público aporta más ventajas porque el trabajo se ve recompensado por la asistencia y los aplausos. Los pacientes se sienten útiles haciendo una actividad de la que también disfrutan los demás”, asegura.

 

Superar miedos y adversidades

 

Marta comenta que cuando proponen a los pacientes realizar una obra de teatro en la que ellos mismos son los protagonistas “comienzan a aflorar los miedos personales, ya que esto supone exponerse al resto de pacientes y profesionales de la clínica, que serán quienes disfruten del espectáculo”. Sin embargo, señala que durante el proceso creativo son capaces de superar las adversidades, y la recompensa final es la satisfacción personal por haber conseguido vencer sus temores.

 

“Al trabajar en grupo, los pacientes logran expresar diferentes emociones, fantasías y deseos que generan la complicidad de los demás y, por lo tanto, colaboración y cooperación. Así, las dificultades que surgen a medida que la obra evoluciona se resuelven entre todos”, indica la animadora sociocultural. Al mismo tiempo, se detectan conflictos personales que se derivan hacia una solución individualizada para cada paciente.

 

Laura escribe el guion inicial de cada obra, que se va transformando con las aportaciones de la troupe según avanzan los ensayos. Los libretos tratan temas relacionados con las festividades en las que se representan: el día de San Juan de Dios, Navidad o la Semana Cultural. Pero todos tienen algo en común: “Valores como el respeto, la acogida y la hospitalidad”, afirma Laura. “Procuramos que los argumentos hagan pensar a la gente y utilizamos mucho el humor para que dé juego con el público”, añade la animadora sociocultural.

 

Al final, cuando se apagan las luces y en el patio de butacas se hace el silencio, el elenco está preparado para interpretar uno de los papeles más importantes de su vida: convertirse en personas capaces de hablar sobre sus propios sentimientos y alcanzar una situación de estabilidad.

 

Objetivos del teatro en patología dual

 

Expresión corporal y de las emociones

Proyección de la voz y el sonido

Respiración y relajación

Escucha activa

Recuperación de la espontaneidad, la desinhibición y la capacidad de juego

Fomento de la autoestima

Adquisición de nuevos recursos creativos y habilidades

Conocimiento de un ocio sano y saludable