80 años al servicio de los cordobeses

ISABEL DURÁN

El hospital San Juan de Dios de Córdoba celebró su 80 aniversario el pasado mes de octubre. Ocho décadas han pasado desde que un pequeño hospital fue bendecido para atender a los niños afectados por la poliomielitis y cubrir las necesidades sanitarias más frecuente entre los menos favorecidos.

Mucho ha llovido desde que, el día 2 de enero de 1935, llegasen a Córdoba los hermanos de San Juan de Dios, que visitaron la ciudad con el fin de retomar la función asistencial que tantos siglos atrás se había iniciado.

El hogar y clínica de San Rafael se puso en marcha en la huerta de San Pablo, una finca de naranjos situada en la avenida del Brillante, que rápidamente se adaptó al proyecto y, en poco tiempo, se pudo atender allí a los primeros niños, llenándose rápidamente las estancias. En medio de grandes carencias y limitaciones atendían a los jóvenes, que llegaban marcados por el sufrimiento, la impotencia y un futuro más que incierto.

Los hermanos buscaron recursos económicos para el mantenimiento y desarrollo de esta obra benéfica. Se reunieron con un grupo de familias acomodadas de Córdoba y crearon la Asociación de Damas, a través de la que consiguieron medios para dar continuidad a su labor. En el año 1935 se incorporó a la comunidad de Córdoba Bonifacio Bonillo O.H., quien comenzó a realizar la imprescindible labor de hermano limosnero, recorriendo los pueblos de la sierra y campiña.

Con el devenir de los tiempos, y gracias a las campañas de vacunaciones masivas de la población infantil, muchas enfermedades fueron desapareciendo hasta que, en la década de 1970, apenas quedaban niños acogidos en el centro. En ese momento, los hermanos se plantearon el cierre del hogar y la clínica, pero tuvieron en cuenta a las familias que dependían de ellos y lograron concertarse con la Seguridad Social y con las compañías de asistencia médica.

En 2014, se inauguró la ampliación del hospital para ofrecer a los pacientes los mejores servicios sanitarios. Este nuevo complejo de alta especialización y tecnología puntera ofrece una atención integral a los pacientes, que son atendidos por un amplio equipo de profesionales que velan por su bienestar conjugando los valores fundamentales de la Orden con la mejor asistencia sanitaria respaldada por unos equipos técnicos de última generación.

La historia del hospital San Juan de Dios de Córdoba no se habría podido escribir sin contar con la entrega de los trabajadores, voluntarios y las hermanas franciscanas de los Sagrados Corazones, que a lo largo de estos 80 años, a veces en medio de muchas dificultades, han dado y siguen dando lo mejor de sí como personas y trabajadores, para ofrecer unos servicios integrales a las personas a las que se cuida y asiste.