Vida de Hermanos

Transmitir los valores de San Juan de Dios a través de la docencia

El modelo de cuidar de San Juan de Dios es único y distintivo. Los centros educativos que tiene la Orden Hospitalaria por el mundo permiten poder transmitir valores fundamentales en la asistencia y el cuidado: la humanización y la Hospitalidad.

 

Raquel Lozano

 

“Siento que desde la docencia he cumplido plenamente mi voto de Hospitalidad formando cada año a 75 enfermeros que, estoy seguro de que, allá donde desarrollen su labor profesional, transmitirán la filosofía y los valores de San Juan de Dios”, afirma el director del Campus Docente y de Investigación en Ciencias de la Salud  de Bormujos, en Sevilla, Francisco Ventosa O.H..

 

Sobre la misma idea profundizan los hermanos Calixto Plumed y Casimiro Dueñas, ambos realizando sus labores docentes en el Campus de Ciencias de la Salud ubicado en  Ciempozuelos (Madrid). Como profesor en el grado medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE) del centro de Formación Profesional “San Juan de Dios”, Casimiro Dueñas O.H. destaca que ésta es una oportunidad para formar a los futuros profesionales sanitarios y transmitirles una mayor sensibilidad por el paciente, siendo éste el centro de la atención que merece toda la dignidad posible.

 

Desde la Escuela de Enfermería y Fisioterapia de San Juan de Dios, Universidad Pontificia Comillas, Calixto Plumed O.H., como psicólogo, forma parte también del área de orientación, lo que le permite acompañar y hacer seguimiento de los alumnos. “El nivel en los últimos años ha bajado y hay que exigirles mucho, pero ellos responden y hay que estar a su lado durante el proceso de maduración”.

 

Asistir desde la docencia

 

Los tres hermanos se han formado como enfermeros y han podido comprobar de primera mano las necesidades de los usuarios de cada uno de los recursos de la Orden. En 1971 el hermano Ventosa fue secretario de la Escuela de ATS en Ciempozuelos. Tras unos año en Roma y ya en España asistiendo como enfermero de rayos X y en quirófano en Jerez y más tarde como director de Enfermería del Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos (CSJD), en 1977 vivió (y luchó) toda la transformación de las escuelas de ATS dependientes de la Universidad Complutense de Madrid, como la nuestra de Ciempozuelos, en carreras universitarias. A partir de este momento, la docencia volvió a instalarse en su vida, esta vez para quedarse. 

 

Calixto Plumed O.H. añadió a su formación de enfermero la de psicólogo, que le ha acompañado hasta hoy en su trato con los más jóvenes. Primero como director de bachillerato y postulantado también en Ciempozuelos y, durante 12 años como director de la Escuela de Enfermería. Al igual que el hermano Ventosa ha podido ver la evolución de estas profesiones y de los centros educativos.

 

El Superior del Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos, el más joven de los tres, lleva ya 12 años enseñando a los estudiantes de FP,lo que mejor sabe hacer, transmitir los valores de la institución. “Lo más difícil, y por ello estamos aquí, es saber transmitirles inquietudes, valores y un estilo de cuidar al estilo de San Juan de Dios, que les va a guiar durante su vida profesional y personal”.

 

Formar a los futuros profesionales sanitarios

 

“La dirección de la Escuela Universitaria de Enfermería de Bormujos ha sido para mí una gran oportunidad que ha completado mi recorrido docente, en el que me he sentido plenamente realizado”, destaca Francisco Ventosa O.H., que asume la dirección de la Escuela desde su creación en 2007 y en 2010 como Grado en Enfermería. Hace dos años se inauguró  nuestro  campus universitario.

 

“Para mí es un verdadero placer rodearme de futuros profesionales con actitud y que son verdaderas esponjas absorbiendo conocimientos”. “Con mis 75 años -señala- sigo formándome y me siento vivo intelectualmente porque en educación tienes que dar ejemplo con tu propio trabajo”. Esto le ha hecho sacarse el doctorado y adaptarse a los tiempos y a las características que cada generación lleva consigo.

 

Algo similar siente Casimiro Dueñas O.H., para quien “trabajar con la gente joven es muy interesante, puntos de vista diferentes y nuevas formas de pensar”. En sus clases se juntan alumnos de diferentes generaciones. Padres que estudian con chicos que tienen la edad de sus hijos. “Pero esto también es muy enriquecedor. Se generan debates intergeneracionales en las clases que nos aportan a todos y de los que aprendemos para desarrollar mejor nuestro trabajo asistencial”, destaca el superior del centro de Ciempozuelos.

 

Para el consejero delegado de la Clínica Nuestra Señora de La Paz, Calixto Plumed O.H. enseñar aporta mucho en su vida. “El contacto con los chicos te mantiene al día, debes estar al tanto de todo y eso te obliga a estar mentalmente muy activo. Ellos esperan mucho de ti y a veces buscan tu posicionamiento en muchas cuestiones en las que te tienes que pronunciar”.

 

Los tres coinciden en lo importante que es formar a las diferentes generaciones. “Muchos de ellos formarán parte de nuestros centros asistenciales”, destaca el hermano Casimiro Dueñas. “Formamos a los futuros profesionales en un estilo muy concreto, en la forma de trabajar de San Juan de Dios y eso se nota. Allá por donde van nuestros alumnos destacan por su trato diferente y cuidadoso hacia el paciente, para quienes es el centro de su labor y eso, se nota”, recalcan y se enorgullecen los hermanos docentes de San Juan de Dios.