Vida de Hermanos

Responsables desde la espiritualidad

La criris de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de potenciar valores como la solidaridad y la espiritualidad para afrontar las situaciones difíciles en sociedad con empatía y compromiso. Algo que llevan en su ADN los Hermanos de San Juan de Dios.

Rocío Arredondo Díaz

A pesar de la situación de obligatorio confinamiento y las necesarias medidas de prevención y distancias de seguridad, el papel de los Hermanos en los diferentes centros de la Orden está siendo fundamental para comprender también la relevancia de la espiritualidad en tiempos de crisis. Su compromiso con la humanización y sus reflexiones de vida son, sin duda, un garante de Hospitalidad y ejemplo para todos los colaboradores de San Juan de Dios que ejercen su actividad día tras día para combatir esta pandemia y velar por el bienestar de pacientes y usuarios.

Hermano Calixto Plumed Moreno, Consejero Delegado de la Clínica Nuestra Señora de la Paz

 “Esta pandemia nos está sirviendo para captar y vivir las emociones y la vulnerabilidad, incluida su dimensión espiritual. Hemos comprobado lo importante de trabajar en equipo al atender a enfermos, familiares y a los profesionales. Debemos ser educadores de la sociedad para actuar de manera adecuada y hospitalaria”.

Hermano Francisco Ventosa, director del Centro Universitario de Enfermería San Juan de Dios de Bormujos (Sevilla)

“Esta vivencia es difícil de sintetizar porque el dolor no podemos sintetizarlo. En nuestro Centro Universitario de Enfermería no se ha vivido como una actividad teórica de siglos pasados el tema de las epidemias. Está siendo una clase práctica en el siglo XXI, que todos estamos afrontando con compromiso y proactividad”.

Hermano Miguel Martín, Superior de los centros de la Orden en Tenerife

“Esto ha supuesto una oportunidad de reflexión sobre la debilidad del ser humano ante una pandemia como esta. Estamos muy limitados frente a la fuerza de la naturaleza que nos golpea, pero estamos redescubriendo las cualidades que anidan en el ser humano y la solidaridad para compartir situaciones complicadas entre semejantes”.

Hermano Juan Manuel López Rubio, Superior de la Ciudad San Juan de Dios en Alcalá de Guadaira (Sevilla)

“Lo estoy viviendo con preocupación porque nuestros chicos y chicas se mantengan alejados y a salvo de la enfermedad, pero también con confianza porque contamos con excepcionales profesionales y mejores personas que se distinguen siempre como miembros de la familia de San Juan de Dios poniendo ese plus en sus obligaciones”. 

Hermano José Cárdenas , Superior Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, Bormujos (Sevilla)

“Estoy viviendo esta situación desde la necesaria serenidad, pero sintiendo el dolor y sufrimiento de los pacientes a quienes atendemos y el de los familiares por la lejanía de sus seres queridos. Sin embargo, es un orgullo ver la dedicación de nuestros profesionales y la atención tan humana hacia los enfermos a quienes asisten”.

Hermano Isidoro de Santiago, Superior Hospital San Juan de Dios Córdoba

“La crisis provocada por la covid está originando una llamada a poner en valor lo más importante del ser humano, su dignidad y su deseo de superación. Como institución hospitalaria, hemos de garantizar que nadie se quede atrás. Como dice nuestro Hermano General, es la “hora de la Hospitalidad”, es el momento de acompañar, de ayudar, de transmitir esperanza a los más vulnerables para que se sientan reconocidos en sus derechos y dignidad”