Vida de Hermanos

Calixto Plumed O.H.: “Las provincias no tienen sentido por separado, unidos tenemos más fuerza”

Desde que Calixto Plumed se convirtió en hermano de San Juan de Dios, se interesó por promover la colaboración interprovincial. Ahora, como segundo consejero de la Provincia Bética, trabaja con tranquilidad y optimismo para asegurar el futuro de la Orden Hospitalaria en España: “Nuestra responsabilidad no es vivir de lo que tenemos, sino proyectar lo que queremos”. 

Sandra Melgarejo

Conocer a los 300 hermanos que forman parte de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en nuestro país es una ventaja cuando se forma parte del equipo que, con el año 2020 como horizonte, tiene el reto de acometer el restablecimiento de la provincia única en España. Calixto Plumed Moreno O.H. dice que empezó a tener “uso de razón” en 1977, fecha en la que ya se comenzaron a trabajar aspectos interprovinciales. Las décadas de los 80 y los 90 fueron de “muchísima intensidad” en este sentido: “Hasta ese momento, cada provincia iba por su lado”.

 

El hermano Calixto forma parte de la Generación de Salamanca, un grupo de la Orden que hizo su formación superior en la ciudad castellanoleonesa y que comenzó a promover la colaboración entre las tres provincias por conocerse desde estudiantes. “Surgió un noviciado interprovincial y se empezaron a trabajar aspectos de pastoral y de formación conjunta”, detalla.

 

Los capítulos interprovinciales celebrados en los años 1986, 1989, 1992 y 1995 marcaron un antes y un después, allanando el camino hacia la unificación total puesta en marcha en el último capítulo interprovincial de principios de 2018 en El Escorial (Madrid).

 

En esta reunión, el hermano Calixto fue elegido segundo consejero de la Provincia Bética. “El proceso está transcurriendo con mucha tranquilidad y con optimismo, pero también con realismo porque faltan algunos aspectos que hay que ir articulando”, comenta. No obstante, asegura que “hay grupos que ya están muy adelantados desde finales de los 70”. 

 

 

De Marchesi al horizonte 2020

 

“Siempre he considerado que las provincias por separado no tienen sentido. A la gente le interesa la institución de San Juan de Dios y unidos tenemos más fuerza”, destaca. Calixto Plumed O.H. explica que los trabajos para la unificación arrancan de una iniciativa de Pier Luigi Marchesi O.H., superior general de la orden y autor de la Carta de la Humanización: “En el año 1977 se empieza a gestar todo y se constituye el secretariado permanente interprovincial para unificar esfuerzos en todas las áreas”.

 

La situación política en la España de entonces está marcada por la Transición, y Marchesi y Julián García Vargas, ministro de Sanidad en esa época, firman un acuerdo marco de colaboración entre el Gobierno y todos los centros de la Orden. Con el cambio de siglo, las competencias en materia de Sanidad se transfieren a las comunidades autónomas, pero el trabajo interprovincial de la Orden se mantiene. 

 

Posteriormente, en 2014, el superior general Jesús Etayo O.H., convocó a los consejos provinciales para comenzar a diseñar el futuro de la orden en España. “Nuestra responsabilidad no es vivir de lo que tenemos, sino proyectar lo que queremos”, señala el hermano Calixto. Así, este grupo de trabajo del que también formó parte, analizó la Orden desde el ámbito de los hermanos, de los colaboradores y del eje de estructuras. El resultado fue un Instrumentum Laboris con 30 propuestas para asegurar la continuidad de San Juan de Dios en España.

 

Como consejero provincial, el hermano Calixto y sus homólogos se reúnen periódicamente con el superior general y tienen información puntual de todos los pasos que se van dando hacia la unificación. “El año 2020 será la culminación de todo este esfuerzo, al menos en los aspectos esenciales”, concluye.

 

Comunicación e historia

 

De cara al proceso de unificación de las tres provincias, se han establecido 17 grupos de trabajo. El hermano Calixto forma parte de los equipos de Comunicación e Historia. “La comunicación es la clave de cualquier entidad y es una herramienta imprescindible actualmente”, afirma. La primera misión del grupo es la elaboración de un plan estratégico para definir la comunicación como San Juan de Dios España y cómo informar del proceso que se está llevando a cabo. Por otro lado, el hermano Calixto dirige la revista Archivo Hospitalario desde 2003, sucesora de Archivo Religioso Hospitalario, una publicación que se editó brevemente a principios del siglo XX (1907-1910). La revista recoge documentación y trabajos en torno a la historia de la orden.

Torrijo del Campo, cantera de hermanos

 

El hermano Calixto es de Torrijo del Campo (Teruel), “el pueblo de todo el mundo que más hermanos de San Juan de Dios ha dado: seis hasta la fecha”. Un paisano le propuso ir a estudiar el bachillerato a Ciempozuelos a principios de los años 60. El trato con los hermanos, los formadores y los enfermos del hospital fue el germen de su vocación y motivó que se decidiera a hacer el noviciado, incluso antes de la edad fijada para ello. Continuó como formador en el Colegio de Córdoba y su formación académica en la Universidad Pontificia de Salamanca, donde se licenció en Psicología, al tiempo que ejercía su profesión en Las Palmas desde que obtuvo la diplomatura.

 

Ya en la década de los 80 regresó a Ciempozuelos, como formador de prepostulantes y director del Centro de Bachillerato. En 1986 le nombraron director de la Escuela de Enfermería (actual Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia San Juan de Dios, Universidad Pontificia Comillas), donde ya era profesor, y ostentó el cargo hasta 1998. En 1989 también se convirtió en el primer gerente del Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos, una responsabilidad que tuvo durante seis años. Al mismo tiempo, fue director del Centro de Formación Profesional Sociosanitaria San Juan de Dios, que se puso en marcha en esos años.

 

En 1998 pasó a la coordinación de centros desde la Comisión Interprovincial, además de seguir vinculado a la escuela, donde continúa siendo profesor de Psicología y coordinador de Docencia e Investigación. En 2010 deja la Interprovincial y en 2012 pasa a ser superior de la Clínica Nuestra Señora de La Paz, donde ahora es consejero delegado.