Vida de Hermanos

Alianzas solidarias por los países en vías de desarrollo

El hermano Ángel López marca como objetivo en la Curia fomentar la cooperación internacional para apoyar al crecimiento de los territorios que más lo necesitan

Ángel López O.H. echa la vista atrás y recuerda cuáles fueron sus primeros pasos en la Orden Hospitalaria San Juan de Dios hasta llegar a su actual cargo como director de la Oficina de Misiones y Cooperación de la Curia en Roma.

 

Daniela García

 

El principal objetivo de su labor es favorecer la solidaridad y la cooperación, especialmente con las obras de la Orden en los países en vías de desarrollo. “Se trata de crear alianzas estratégicas entre las regiones de la Orden y reforzar el trabajo de equipo en finanzas y administración, proyectos y recaudación de fondos, comunicación, voluntariado, hermanamientos…”, dice. Asimismo, el hermano trabajó en este ámbito años atrás y destaca el entusiasmo de su experiencia en la Provincia Bética.

 

Ángel López O.H. conoció el valor de apoyar al prójimo desde temprano, ya que estudió en el Colegio de San Juan de Dios de Córdoba. “Mi vocación como hermano se ha formado a fuego lento”, destaca de su trayectoria.

 

En esta etapa se detiene en los hermanos, sus formadores, de quienes comenta que fueron un gran estímulo porque lo ponían en contacto con el mundo de la enfermedad y el sufrimiento de las personas. “Visitábamos a los niños de la entonces Clínica San Rafael para poliomielíticos, hacíamos visitas a residencias para personas mayores y al Hospital Psiquiátrico de Alcolea de Córdoba”, indica. Fue superando etapas hasta acabar el noviciado en Málaga y finalmente pasó a formar parte de la Orden como hermano el 8 de septiembre de 1977.  

 

En los últimos destinos donde ha podido colaborar, destaca la Casa de Córdoba donde se convirtió en Superior Gerente. De este cargo señala que incorporó a laicos como gerentes, ya que quería rodearse de ellos para que le ayudaran en la gestión y colaborar como hermano de San Juan de Dios. “Esto es algo que he tenido siempre claro”, subraya.

 

De Córdoba pasó a Sevilla como Secretario Provincial y al mismo tiempo colaboró con el hermano Orquín en la fase final de la obras del Hospital del Aljarafe. También estuvo en Almendralejo, Badajoz, donde pasó tres años.

 

Más adelante, en Almendralejo, el Superior General, Jesús Etayo, lo llamó para participar como Superior en el Hospital de la Isola Tiberina en Roma. “Y aquí llevo seis años. Ahora lo compagino con la Oficina de Misiones de la Curia”, explica.

 

En sus casi 42 años en la Orden Hospitalaria San Juan de Dios recuerda con mucho cariño y felicidad su periodo como Superior de la Casa de los Pisa y de la residencia para personas mayores. “Esta etapa fue intensa porque yo era el más joven de la comunidad. La verdad es que me sentí muy querido por los hermanos de aquella comunidad y esto facilitó mucho mi labor”, señala.

 

Una nueva etapa en la Curia de Roma

 

Después del Capítulo General celebrado en Roma, el Superior General ha nombrado al hermano Ángel director de la Oficina de Misiones y Cooperación. De ello indica que no fue fácil tomar la decisión, puesto que “los temas en el mundo de la cooperación han cambiado mucho y se ha profesionalizado para bien”.

 

En concreto, su misión será la de gestionar todos los asuntos relativos a las misiones y a la cooperación internacional, en coordinación con las provincias, las asociaciones y las ONG.

 

En el tiempo que pasa en la capital italiana también encuentra un momento para inmortalizar través de la fotografía las vistas y monumentos más simbólicos. “En Roma cualquier foto que haga queda bonita”, añade sonriendo.