Vida de Hermanos

Casimiro Dueñas O.H.: “Nuestro reto es transmitir el carisma de San Juan de Dios”

La unificación de las tres provincias supone un difícil reto para la Orden de San Juan de Dios. La reagrupación de los Hermanos y la delegación cada vez mayor en los trabajadores hacen que el papel de los primeros sea aún más importante si cabe. Casimiro Dueñas, tras una vida ligada a la familia hospitalaria lo sabe bien. “Nuestro reto es transmitir el carisma de San Juan de Dios y nosotros, los hermanos, debemos saber hacerlo y predicar con el ejemplo”.

Raquel Lozano

Visitar cualquiera de las áreas del Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos supone encontrarte al Hermano Casimiro Dueñas atendiendo a los residentes, implicado en los trabajos que se realizan y coordinando todas las actividades y personal. Una actitud que, sin duda, es ejemplo para todos los que allí trabajan o viven y que supone un impulso para continuar la obra de San Juan de Dios.

Porque humildad y trabajo son dos de los adjetivos que mejor definen a este Hermano de San Juan de Dios que el pasado septiembre celebró sus bodas de plata desde que un 19 de septiembre de 1993 dijera que sí a consagrar su vida a Dios y toda su obra. 

En la actualidad es tercer consejero para el proceso de unificación de las tres provincias “un proceso complicado por la complejidad de los centros y comunidades de las tres provincias”. “Siempre he dicho que el objetivo fundamental por el que se inició este proceso era el de revitalizar la Orden en España para conseguir, en la medida de lo posible, un florecimiento de vocaciones”.

Por este motivo, Casimiro Dueñas O.H. insiste en la importancia de que “los hermanos y las distintas comunidades nos comprometamos volviendo a nuestras fuentes y estando al servicio de los más necesitados, cada uno según sus posibilidades y no hacer de la unificación una mera reagrupación de centros o estructuras. Esta es nuestra última oportunidad como hermanos de San Juan de Dios en España, sin olvidar la oración y la confianza plena en Dios”.

“Nuestro papel de consejeros es el de acompañar y aconsejar al Superior Provincial en esta tarea encomendada del gobierno de la Provincia. A veces hay que tomar decisiones difíciles, pero siempre las hacemos mirando por el bien de la Orden y de los pacientes, sin olvidar a los trabajadores, los cuales forman parte de nuestra familia hospitalaria”.

Porque el superior del centro de Ciempozuelos ve en los colaboradores el futuro de la familia hospitalaria. La actual falta de vocaciones hace más necesario que nunca que los hermanos depositen su confianza y sus enseñanzas en los trabajadores que deben continuar el legado. “Porque nuestra reto ahora mismo es conseguir transmitir el carisma de San Juan de Dios, que es lo que nos hace únicos”. Este hermano, que conoció la institución siendo un niño, no olvida cómo en cada paso que daba encontraba un hermano que enseñaba, atendía, cuidaba, aconsejaba a cada paciente, trabajador o familiar que había en los centros. Y eso es lo que el superior del centro madrileño lucha por continuar siendo un referente para todos: exigente, pero responsable y comprensivo a la vez.

Trabajando por el Desarrollo Solidario

El área de Desarrollo Solidario está constituida por tres ámbitos consustanciales a la Orden: Obra Social, Voluntariado y Cooperación Internacional, los cuales “permiten desplegar nuestros crecientes dispositivos sociales, ofreciendo posibilidades y recursos complementarios a nuestra actividad asistencial para dar respuesta a necesidades que de otro modo quedarían desatendidas”.

En esta área de trabajo se buscan dos objetivos fundamentales: “identificar necesidades insuficientemente atendidas y movilizar todos los recursos a nuestro alcance para atender todas estas necesidades”.

Con estas premisas, el grupo formado por hermanos y trabajadores de las distintas Provincias tratamos de consensuar cómo debería ser esta área. “Nos está costando teniendo en cuenta que cada una de las Provincias ya tiene un camino recorrido, pero seguro que al final llegaremos a unos acuerdos ya que el fin último es sensibililizar para crear una red de Hospitalidad y Solidaridad que ayude a cambiar a las personas vulnerables para hacer una sociedad más inclusiva y solidaria”. 

Lo que principalmente nos legó nuestro fundador se puede resumir en los cuatro valores que compartimos todos los que formamos parte de la Orden: respeto (equidad, solidaridad), calidad (acogida, asistencia integral, excelencia, eficacia y eficiencia, responsabilidad (justicia, profesionalidad), espiritualidad y hospitalidad.

Casimiro Dueñas O.H. tiene claro que el paciente “es el centro de nuestra asistencia, siendo este principio el que nos mueve en nuestro quehacer diario”. Para finalizar, este hermano granadino comparte las palabras de San Juan de Dios: “Amad a Jesucristo sobre todas las cosas, que por mucho que le améis, mucho más os ama Él”. “Estas palabras son el motor de mi vida como hermano hospitalario de San Juan de Dios”. 

“No olvidemos, nuestra Misión es: Evangelizar el mundo del dolor y del sufrimiento a través de la prestación de una asistencia integral a los enfermos y necesitados, con preferencia a los más débiles y marginados”, algo que, sin duda, Casimiro Dueñas OH enseña cada día a todos los que trabajan con él.