Proceso formativo

Alimentar y fortalecer el don del carisma hospitalario y prepararse profesionalmente para dar respuestas a las personas que nos necesitan requiere de un proceso formativo. Y el proceso tiene cuatro fases: