Los Hermanos de Canarias celebran el Patrocinio de la Virgen sobre la Orden

Las comunidades de Hermanos de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria se unieron para celebrar el Patrocinio de la Virgen sobre la Orden.
 
La Virgen María es modelo de consagración en Hospitalidad y cómo "Madre de Misericordia" y Salud de los enfermos", enseña a la comunidad hospitalaria a compartir el dolor humano y a aliviar las penas y tribulaciones de quienes sufren. El Patrocinicio de María es la fiesta principal con la que la Orden Hospitalaria venera a la Virgen María. Esta devoción tiene origen en una piadosa tradición, según la cual la Virgen Maria se aparición a Juan de Dios a punto de morir: lo confortó, enjugó el sudor de su frente y le prometió que protegería siempre a sus hijos, a los enfermos por ellos asistidos y a sus bienhechores.
 
Los Hermanos de las dos comunidades de Canarias celebraron conjuntamente esta festividad con una convivencia, Eucaristía y comida fraterna, actos en los que estuvieron presentes también las Hermanas de la comunidad de Las Palmas.
 
Esta fiesta litúrgica, aunque parece que ya se celebraba anteriormente, fue instituida oficialmente en el Capítulo General de 1736, que en el cuarto Decreto dispuso: "Para implorar el especial patrocinio de la Santissima Virgen sobre nuestra Orden, teniendo en cuenta la especial devoción que se debe tener a tan gran Protectora, se ha determinado y establecido que en el futuro la Fiesta (...) sea una de las principales de la Orden. Se manda que en todos los conventos de la misma se celebre con la mayor solemnidad el tercer domingo de noviembre".
 
El 7 de enero de 1817, Pío VII confirmó el Decreto del Capítulo General del 22 de abril de 1736. La reforma del Calendario de nuestra Orden en 1975, fijó la fiesta el tercer sábado de noviembre.