Oración, aliento y gratitud en las palabras del Superior General hacia los Hermanos y Colaboradores en España

El Superior General, Jesús Etayo O.H., se ha dirigido nuevamente a los Hermanos y colaboradores en una segunda misiva en la que vuelve a insuflar ánimo y esperanza a todos y hace una llamada a la oración por los enfermos y la protección de la salud de todo el mundo.

"Pido a todos que nos unamos en la oración con toda la Iglesia y toda la Familia Hospitalaria de San Juan de Dios para pedir al Señor por todos los enfermos y personas afectadas por el virus". Es la petición que hace el hermano Superior General desde Roma a través de su carta semanal a las comunidades y colaboradores en España.

No se olvida el hermano Jesús Etayo de expresar su gratitud más sincera por el coraje y la valentía de aquellos que están en la primera línea, combatiendo al virus, dándo lo mejor de cada uno en sus atenciones a quienes más los necesitan. "Agradecer a todos los Hermanos y Colaboradores que estos días están dando lo mejor de sí mismos para asistir a los enfermos y sus familias, en la lucha contra esta pandemia. Estamos muy orgullosos de vosotros, porque una vez más estáis haciendo brillar el carisma y la misión de la hospitalidad, más allá de los discursos y las palabras: con vuestro compromiso, muchas veces al límite, con vuestra sonrisa cuando no tenéis ganas de sonreir, con vuestra continua búsqueda de recursos y medios para asistir mejor, como buenos samaritanos, como nuevos Juan de Dios, que se multiplican por el bien de quien sufre, de quien tiene miedo, del anciano asustado, del joven preocupado", ha expresado.

En su carta, ha tenido un especial recuerdo para San Juan Grande, hermano que por su labor en Jerez de la Frontera, da nombre a sus centros. Explica que hay que tener en cuenta ahora mismo ejemplos, como los que tenemos en la Orden, "Entre ellos recuerdo especialmente a San Juan Grande, que en 1600 murió en Jerez de la Frontera (España) a consecuencia de la peste, llevando la hospitalidad hasta sus más profundas consecuencias, como también lo hiceron recientemente, nuestros Hermanos que murieron a causa del ébola".