Misión, visión y valores

MISIÓN

La Misión del Hospital San Juan de Dios de Sevilla es aliviar el mundo del dolor y el sufrimiento mediante la prestación de una asistencia integral a la persona, desde el respeto a su dignidad, que sea ejemplo para la sociedad por el trato humano, personalizado, eficaz, actualizado y comprometido con el “modo de hacer” descrito en la Carta de Identidad, fruto del trabajo compartido entre los Hermanos y Colaboradores.

VISIÓN

El Hospital San Juan de Dios de Sevilla quiere seguir siendo el referente de hospitalidad, desde el respeto a la dignidad y a la atención integral de las personas.

• Pretendemos asumir el liderazgo de introducir en nuestra Comunidad un modelo de gestión novedosa, combinando la prestación sanitaria pública con la gestión privada sin ánimo de lucro.
• Aspiramos a lograr una asistencia integral en un Área de influencia de nuestro Centro, coordinando nuestra actividad con Atención Primaria y Atención Especializada.
• Queremos velar por la continuidad de la asistencia del paciente atendido y contribuir a la promoción de la salud y prevención de la enfermedad en la población del Área de referencia desde una perspectiva de calidad total.
• Entendemos que el paciente es el centro del sistema, por lo que tenemos en cuenta sus necesidades y expectativas, haciéndolo partícipe en la toma de decisiones y le ofrecemos un trato amable y personalizado.

Nuestra visión de futuro está encaminada a hacer un hospital:

• Mejor para el ciudadano: más ágil, más accesible, más agradable, más eficiente, más humano, donde el paciente se sienta cuidado y respetado.
• Más cercano al profesional: donde el trabajo tiene sentido, donde el esfuerzo compensa y motiva, donde los logros son de todos y los retos son un impulso para mejorar.
• De Calidad: calidad en su sentido más amplio, la eficiencia como compromiso ético, la confortabilidad, la accesibilidad, el respeto y el cuidado del medio ambiente. La calidad de los servicios orientados a la satisfacción del cliente externo e interno en el sentido de adelantarse y superar sus expectativas. Nuestro compromiso es la mejora continua de la calidad.
• Humanizado: La humanización es una acción que expresa que las relaciones, la comunicación, la autoridad, la vida afectiva, los sentimientos, todo cuanto se vive en el hospital, está orientado al enfermo, a su bienestar; el enfermos es el centro del hospital humanizado. Al fin el enfermo puede recibir respuestas no solo científicas y técnicas, sino también humanas y espirituales.
• Equipo de Profesionales: El Hospital es un equipo de profesionales con necesidad de comunicarse, de dialogar, de cooperar en el proyecto común, respetando las ideas de todos. El trabajo y el compromiso de cada uno deben aportar valor a la organización. Nuestro compromiso es reconocer y compensar por la contribución de cada uno a la consecución de los objetivos del Hospital
• Flexible e Innovador: capacidad de adaptación, con el dinamismo, la agilidad y la creatividad que debemos asumir para dar respuesta a los cambios del entorno, a la incorporación de las nuevas tecnologías, a las necesidades de los ciudadanos. Todo ello en estrecha cooperación con Atención Primaria y Hospitales de Referencia.
• Centro de Conocimiento: los conocimientos deben ser compartidos y vertidos entre las personas que trabajamos en el Centro, generando así un valor añadido.
• Debemos también aprender y enseñar comportamientos saludables. Nuestro compromiso es lograr un Hospital que sabe aprender y educar.

VALORES

Los valores de la orden Hospitalaria de San Juan de Dios son el respeto, la calidad, la responsabilidad y la espiritualidad, todos ellos bajo el abrigo de nuestro valor central: la Hospitalidad.

Nuestros principios fundamentales que orientan y caracterizan la asistencia en el hospital son:

• El Centro e interés de cuantos vivimos y trabajamos en el hospital o en otra obra asistencial es la persona asistida.
• Promovemos y defendemos los derechos del enfermo y necesitado, teniendo en cuenta su dignidad personal.
• Nos comprometemos decididamente en la defensa y promoción de la vida humana.
• Reconocemos el derecho de las personas asistidas a ser convenientemente informadas de su estado de salud.
• Observamos las exigencias del secreto profesional y tratamos de que sean respetadas por cuantos se relacionan con los enfermos y necesitados.
• Defendemos el derecho a morir con dignidad y a que se respeten y atiendan los justos deseos y las necesidades espirituales de quienes están en trance de muerte.
• Respetamos la libertad de conciencia de las personas a quienes asistimos y de nuestros colaboradores, pero exigimos que se acepte y se respeta la identidad de nuestros centros hospitalarios.
• Valoramos y promovemos las cualidades y la profesionalidad de nuestros colaboradores, les estimulamos a participar activamente en la misión de la Orden y les hacemos partícipes del proceso de decisión en nuestras obras apostólicas, en función de sus capacidades y áreas de responsabilidad.
• Somos una Institución sin ánimo de lucro; por tanto, observamos y exigimos que se respeten las normas económicas justas.