Saludo del Superior

Bienvenidas y bienvenidos a esta casa, la primera de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Sevilla, desde donde damos servicio y atención a la ciudad desde 1574.

Desde el siglo XVI hasta hoy, como es lógico y como bien está, ha cambiado muchísimo todo en el entorno sociosanitario, que es el que nos ocupa en la Residencia San Juan de Dios de Sevilla. Han cambiado las técnicas, los pacientes, los profesionales que nos dedicamos a ello; han cambiado las terapias, las palabras con las que nos referimos a los diferentes ámbitos del curar y del cuidar, los procedimientos… Por cambiar, ha cambiado hasta la arquitectura de esta preciosa casa, que hemos reformado en los años pasados para hacerla más confortable, más cómoda para nuestros residentes y más adaptada a sus necesidades. Sin embargo, hay algo que no ha cambiado nada a lo largo de estos cinco siglos, algo que no queremos que cambie: la hospitalidad con la que recibimos a nuestros residentes, nuestra manera de hacer, el estilo y el carisma con el que atendemos la familia hospitalaria de San Juan de Dios.

La hospitalidad, que es nuestro valor fundamental, se traduce en otros cuatro valores que mantenemos presentes en nuestra asistencia. Uno de ellos es la responsabilidad que asumimos cuando un mayor o su familia confía en nosotros para que le cuidemos. Otro es el respeto que debemos a todo aquel que se acerca a la casa para dar o recibir. Un tercer valor sería el de la calidad en la atención, la de nuestros profesionales y colaboradores para asistir de manera integral y haciendo de la persona el centro de todo. Y, por último, el de la espiritualidad, cuidando esta dimensión de la persona con el mismo esmero que cualquiera de las otras.

Somos personas que cuidamos de personas, y a ese importantísimo compromiso nos debemos cada día, desde que nos levantamos hasta la última de las horas del día, los hermanos, trabajadores y voluntarios que habitamos esta casa. Somos una gran familia en la que nuestros mayores aquí y ahora, son el objeto de nuestro ser y estar en esta residencia en pleno centro de Sevilla.

Si quieres venir a conocernos, solo tienes que llamar a nuestra puerta.

Manuel Armenteros O.H.
Superior